Transportes | Noticias | 05 FEB 2020

Metro de Madrid actualiza sus entornos de virtualización

El proceso ha sido desarrollado por la compañía ABAST, que ha contado con el apoyo de la tecnología de HPE y VMware.
Metro Madrid ABAST
Redacción

Metro de Madrid consolida su infraestructura de la mano de la firma ABAST. La compañía ha sido la responsable de liderar la renovación del entorno de virtualización Linux del transporte madrileño, basado en infraestructura HPE y VMware. El proyecto se desarrollaba durante tres meses y medio y remataba en febrero de 2019, consiguiendo desde entonces “mejorar la capacidad de proceso de la plataforma, dar cabida a nuevos servicios y simplificar la gestión de todo el entorno”, explican en un comunicado.

Hasta el momento de la renovación, el Área de Sistemas de Información de Metro de Madrid se mantenía en base a una infraestructura de virtualización para Linux con tecnología VMware, que se distribuía entre dos centros de datos. La iniciativa integraba la optimización de las prestaciones con la mejora de la capacidad de procesamiento, la renovación de servidores no virtualizados y la introducción de conectividad de alta velocidad.

Así, ABAST ha utilizado una arquitectura convergente de servidores blade de HPE. Se ha instalado un chasis HPE BladeSystem C7000 en cada centro, dotado con dos módulos de interconexión HPE Virtual Connect FlexFabric 20/40 F8 para facilitar interconexión redundada para el acceso LAN y SAN. Además, las instalaciones han recibido diez servidores blade HPE Proliant BL460c Gen10 cada una y de ellas se han retirado los equipos obsoletos. 

La iniciativa incluye las licencias de VMware y del software de gestión avanzada e integrada HPE OneView, que simplifica la gestión del ciclo de vida de la infraestructura. Además, se ha contado con personal técnico certificado por HPE, VMware y otros fabricantes del hardware y software con los que debía integrarse la solución, para facilitar todo el proceso.

Gracias a esta actualización, que se completó bajo los plazos y planes previstos, se ha conseguido cubrir las necesidades de la organización de forma ágil, además de sumar servidores virtuales con altas capacidades de memoria y CPU y adecuar la infraestructura para el despliegue de nuevos servicios. 

Entre los beneficios que se están ya percibiendo está el ahorro económico, asociado a la reducción de tiempo de inactividad y de la necesidad de espacio físico, la optimización del consumo energético y la rebaja en el importe mensual del contrato de mantenimiento por baja de servidores físicos virtualizados. Se ha aumentado la disponibilidad, automatizando las acciones en caso de fallo de hardware y acelerando el proceso de recuperación. En general, se ha contribuido a una mejora de la agilidad operativa



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios