AAPP | Artículos | 15 SEP 2011

UNED vs. UOC

Formación universitaria a distancia
Juana Gandía.
Las TIC se han introducido con fuerza en el mundo educativo y esto es más acentuado cuando se habla de las universidades a distancia, donde la tecnología se ha convertido en la piedra angular de sus metodologías formativas. Sin ella no podrían existir.

¿Qué suponen las TIC para un centro docente de características tan especiales como es una universidad a distancia?
- Covadonga Rodrigo San Juan, vicerrectora de Tecnología de la UNED. Una universidad a distancia no puede funcionar sin un uso intensivo de las TIC. Hace más de una década comenzamos proyectos especiales en nuestra universidad y hoy son una realidad y un pilar de nuestra metodología docente. En la UNED, los alumnos se matriculan y visualizan su expediente a través de Internet. Todas las aplicaciones académicas para los estudiantes están disponibles a través de nuestro portal e incluso la grabación de videoclases y audioclases se realiza también a través de sistemas de videoconferencia de HD y pizarras interactivas.
Llorenç Valverde, vicerrector de Tecnología de la UOC. Las TIC están, y han estado siempre, en el ADN de la UOC. No es que las TIC entrasen en la UOC, sino que la UOC nació con ellas incorporadas a su estructura y funcionamiento. De hecho, la creación de esta universidad coincide con el momento en que empieza la comercialización de la conexión doméstica a Internet, la ya olvidada Infovía, y los técnicos de la UOC trabajaron con los de Telefónica en la definición de algunas de sus características, pensando en las necesidades de los futuros alumnos.

¿Qué diferencia a estas universidades de las “tradicionales”?
- C.R. La flexibilidad es una de sus principales ventajas. La metodología a distancia permite aprender en cualquier lugar, en cualquier momento y al ritmo de aprendizaje que se desee, que son las bases de la filosofía Life-Long Learning o aprendizaje a lo largo de la vida. Y para conseguir un buen resultado nuestro estudiante debe ser, fundamentalmente, más autónomo que un alumno de la universidad presencial. Tienen muy claro el aprendizaje que quieren/necesitan y los objetivos concretos a conseguir, ya que disponer de un título universitario significa, en la mayoría de los casos, un gran salto profesional y/o personal.
L.V. La ventaja más importante es la flexibilidad, que le permite personalizar su ritmo de estudio en aspectos como cuándo, dónde y cómo estudiar, lo que le ayuda a compatibilizar sus estudios con otras ocupaciones y con las exigencias actuales de formación continuada a largo de la vida. Uno de los aspectos que más aprecian nuestros estudiantes de la metodología de la UOC es que pueden organizarse y distribuir su trabajo de una forma mucho más flexible y adaptada a sus necesidades.

¿Qué papel juegan las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las universidades a la hora de alcanzar los retos planteados por Bolonia?
- C.R. Las TIC son imprescindibles dado el elevado volumen de alumnos que tenemos. En la UNED se han impulsado grandes desarrollos para poner en marcha laboratorios virtuales, sistemas virtualizados de aprendizaje, simuladores multimedia e incluso convenios con entidades locales para compartir espacios físicos. Todo un gran despliegue de servicios, muy complejo de gestionar, que se realiza en pro del estudiante y de su mejor formación. Además, nuestros sistemas de videoconferencia por Internet permiten la asistencia virtual de los alumnos a las sesiones presenciales, incluso desde su casa. Marcan un nuevo acercamiento de la “presencialidad” y la atención personalizada a los estudiantes que se necesitan para alcanzar los retos de calidad planteados por Bolonia.
L.V. Uno de los objetivos de Bolonia era poner al estudiante en el centro del sistema o, si se prefiere, poner el foco en la actividad de aprendizaje, desplazándolo desde donde había estado hasta el momento, en la lección magistral. Las TIC posibilitan un acompañamiento más personalizado y adaptado a las necesidades de aprendizaje particulares de cada uno de los estudiantes y, por lo tanto, parece que pueden desempeñar un papel esencial en ese cambio de paradigma de poner el aprendizaje en el centro del sistema.

¿Qué supuso para el centro la entrada en vigor del Espacio Europeo de Educación Superior?
- C.R. Como para el resto de universidades supuso una completa revolución desde el punto de vista académico. Ha habido que rediseñar los títulos, adecuar los temarios a las nuevas necesidades de la sociedad, pensar en el trabajo que realiza el estudiante, re-conceptualizar el aprendizaje, la forma de enseñar y transmitir conocimientos y evaluarlos. Un ejercicio de auto-reflexión muy importante y necesario cada cierto período de tiempo en las universidades. Si bien también es cierto que de algún modo el EEES ha enfatizado aspectos que ya eran propios de la metodología a distancia: diseño centrado en el trabajo del estudiante, planificación estricta de temas y pruebas relacionadas y ejercicios de autoevaluación.
L.V. Ha supuesto casi lo mismo que para el resto de universidades. Esencialmente, los cambios de estructura y contenidos de los planes de estudios, la adaptación a los procesos de acreditación de los grados y masters, la adaptación de las aulas… Pero sí hubo algo que no tuvimos que cambiar, porque ya lo veníamos haciendo desde el inicio fue situar al estudiante en el centro de nuestra metodología de enseñanza/aprendizaje.

¿Cuáles son las piedras angulares de su plataforma de e-learning?
- C.R. Aspectos técnicos imprescindibles para nuestro entorno de trabajo son: interoperabilidad, multiplataforma, herramientas open source, instalaciones cloud, además de un carácter comunicativo y sociabilizante a través de herramientas colaborativas, y el uso intensivo de sistemas de audio y vídeo de alta calidad como funcionalidades básicas.
L.V. Nuestra plataforma ha sido desarrollada con software libre y ha venido a significar la definición de una nueva generación de LMS (Learning Management Systems), caracterizada por la personalización, la flexibilidad, la modularidad, la estandarización y la interoperabilidad, que, además, posibilita que la innovación sea un proceso y no un suceso.

¿Cómo será la escuela del futuro, cada vez más virtual y menos presencial?
- C.R. La universidad del futuro deberá encontrar el equilibrio entre la componente virtual y la presencial, que dependerá tanto del nivel de la demanda de servicios educativos como de los propios elementos de gestión existentes en cada institución. Por otra parte, más que una mayor proliferación de universidades “distintas” lo que se prevé para el futuro es una mayor convergencia entre ambas metodologías: presencial y a distancia. El escenario óptimo del futuro debe pasar por el uso más eficiente y el trabajo en red de los recursos públicos ya existentes y no por la creación de nuevas instituciones.
L.V. La escuela del futuro deberá ser mucho más flexible y personalizable. Esto no quiere decir que tenga que ser más virtual y menos presencial, pero, sin duda, las TIC pueden desempeñar un papel muy importante en esta flexibilización y personalización. No puedo predecir que habrá una proliferación o no de universidades no presenciales, pero sí de que las presenciales deberán adaptarse a los requisitos de las genera

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información