| Noticias | 12 ABR 2006

(Análisis) Alcatel-Lucent: Tiempos de consolidación

Era sólo cuestión de tiempo. El acuerdo de fusión alcanzado el pasado 2 de abril por Lucent y Alcatel muestra los deseos de consolidación y concentración de un mercado que busca la suma y complementariedad de productos y clientes para ganar tamaño y salud financiera con los que hacer frente a los nuevos tiempos. Como sentencia Nick Maynard, analista de The Yankee Group, la fusión de ambos fabricantes es “una confirmación más de que la industria de telecomunicaciones está experimentando cambios profundos en sus modelos de negocio, estrategias y operaciones”.
Comunicaciones World
Por lo que afecta al propio mercado de equipamiento de telecomunicaciones, la etapa actual de consolidación se está viendo potenciada por la enorme presión competitiva procedente de fabricantes asiáticos que, como las chinas Huawei Technologies y ZTE, están consiguiendo una significativa cuota a escala mundial, gracias, fundamentalmente, a unos precios mucho más atractivos que sus rivales europeos y norteamericanos.

Pero el nuevo proceso de concentración que vive la industria de equipos de telecomunicaciones es sobre todo una respuesta a la propia consolidación que avanza en el mercado de los operadores. El negocio de servicios de telecomunicación, en comparación con hace unos años, cuenta hoy con menos pero más poderosos jugadores a los que vender. Para Europa, el fenómeno queda suficientemente ilustrado con el solo ejemplo de la política de adquisiciones de Telefónica, que recientemente se hacía con O2 y promete nuevas compras. O con la toma del control de Amena por France Telecom. En Estados Unidos queda claro con las adquisiciones de AT&T y MCI por SBC y Verizon, respectivamente, y por los planes de AT&T de comprar BellSouth. Se trata de unas megafusiones que se ha visto impulsadas por la creciente competencia en Norteamérica de las compañías de cable, operadores móviles y proveedores de servicios de VoIP. Tan evidente es el proceso que hasta los operadores locales estadounidenses (los conocidos técnicamente como CLEC) están sintiendo la necesidad urgente de fusionarse. En febrero, CTC y Choice One así lo anunciaron, y hace apenas dos semanas hacían pública su intención de comprar Conversent Communications para crear lo que, según ellos, será el segundo CLEC más grande de Estados Unidos.

La consolidación de los operadores tiene múltiples impactos en los fabricantes. No sólo les hace perder clientes, sino también poder de negociación de precios. Fruto de los procesos de fusión, los megaoperadores consiguen ahorrar costes unificando sus procedimientos de compra tanto para sus actividades en móviles como en telecomunicaciones fijas, integrando sus diferentes redes de origen (reduciendo así la demanda) y eliminando otras redundancias. No en vano, éste es el verdadero valor de la fusión: generar ahorros para seguir siendo viables a largo plazo.

Ante tal panorama, el estado actual de la industria de equipos en su totalidad está en entredicho. En un reciente informe, Tal Liani, analista de Merrill-Lynch, señala a Ericsson, Siemens y Motorola como los protagonistas, al menos potencialmente, de futuros movimientos hacia la consolidación, con firmas como Juniper, Redback, Ciena, Extreme, Foundry y ECI Telecom, entre otros, como probables objetivos. Los bailes se establecerán según las lagunas que cada una de ellas quiera cubrir en función de sus carencias.

La fusión de Lucent y Alcatel, en concreto, muestra algunas redundancias en segmentos como el networking óptico y en acceso de banda ancha, pero, según los expertos, su integración convertirá a la nueva compañía en el número uno de estos mercados. En el negocio de móviles, el alineamiento es perfecto. Lucent es fuerte en Code Division Multiple Access/Wideband (CDMA), tecnología dominante en Estados Unidos, mientras que Alcatel tiene gran presencia en GSM, imperante casi absolutamente en Europa. Asimismo, la francesa dispone de routers centrales y de extremo que complementan los conmutadores de extremo multiservicio de la estadounidense. Una compenetración que hace vaticinar a los analistas un tercer puesto en este mercado para la empresa fusionada.

En otras áreas, como los servicios profesionales de integración, también existe “feeling”, con un negocio combinado de 5.000 millones de dólares. Si Alcatel lleva años primando este tipo de actividades, en Lucent es ahora cuando se están potenciando, con ofertas tanto para operadores como grandes empresas. Igualmente, las dos multinacionales comparten la misma visión de las redes de próxima generación sobre arquitecturas IMS (IP Multimedia Subsystem), con desarrollos que ya permiten empezar a construirlas.

Al final, la nueva compañía generará ahorros de costes por valor de 1.700 millones de dólares en tres años, según Pat Russo, CEO de Lucent y su futura presidenta. Dichos ahorros procederán fundamentalmente de la reducción en un 10% de la plantilla, que en conjunto asciende a 88.000 empelados.

"La fusión dará lugar al primer proveedor de soluciones de comunicaciones verdaderamente global y con un claro liderazgo en convergencia”, proclamaba Russo en el webcast con el que se anunció la operación. Y los expertos coinciden. Para Ken Twist, analista de Ovum, Lucent y Alcatel han tomado la iniciativa en el momento correcto. Y la industria en general debería tomar ejemplo.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información