| Noticias | 21 MAY 2007

¡Evoluciona o apágate! La convergencia hacia el CPD del "futuro"

(Opinion)
Comunicaciones World
Un CPD es algo más que una gran sala llena de equipos electrónicos, luces parpadeantes y cables de colores. Es una instalación compleja con una gran exigencia en cuanto a condiciones de temperatura, humedad, seguridad e incluso presión atmosférica. Convertir una sala vacía en un centro preparado para ser un CPD es una costosa tarea que exige una elevada inversión para la empresa.

Diversos factores han influido en la evolución seguida por los CPD. Por un lado, el software es cada vez más complejo y exige equipos hardware cada vez más potentes. Esto, unido a los precios cada vez más ajustados por la fuerte competencia entre fabricantes, hace que los CPD evolucionen creciendo en tamaño, es decir añadiendo más equipamiento al ya existente. Por otra parte, el volumen de datos a manejar es cada vez mayor, lo que implica la renovación de equipamiento capaz de manejar esa información a la velocidad adecuada, y lo que es más destacable, la importancia de esos datos. Esto lleva a buscar sistemas de almacenamiento con gran capacidad (hoy en día ya los hay de hasta un ?petabyte?), con velocidades elevadas de acceso en red, cifrado de datos y sistemas de protección frente a desastres.

Asimismo, la forma en la que los usuarios acceden a las aplicaciones de los servidores centrales ha cambiado enormemente. Hoy en día es posible acceder a estos recursos mediante dispositivos móviles desde casi cualquier punto de la geografía, como si se encontraran delante del ordenador de su puesto de trabajo. La seguridad en los accesos remotos marca la confianza de las empresas a la hora de utilizar estas tecnologías.

Finalmente, es frecuente encontrarse en los CPD equipos que están fuera de producción pero que siguen funcionando y consumiendo recursos, y todavía más habitual, equipos que infrautilizan su capacidad. La presencia de múltiples fabricantes hace que en una misma sala haya diferentes tecnologías de servidor, electrónica de redes y sistemas de almacenamiento, que en muchos casos siguen protocolos de comunicación propios, impidiendo el diálogo entre ellos.

Todo esto hace que muchos CPD hoy -a los que se sumarán otros tantos los próximos años- se encuentren en una situación en donde el volumen de equipos activos empieza a copar la capacidad de la sala y los requerimientos de potencia de los sistemas hardware, cada vez más potentes, empiezan a ser factores preocupantes. Ante esta situación, las empresas tienen dos opciones: alquilar recursos de CPD de empresas que disponen de grandes centros de datos especializados y ven esta oportunidad como una nueva forma de negocio, o evolucionar y adaptar sus CPD al nuevo mercado tecnológico. Esta adaptación pasa por desarrollar herramientas que permitan reencaminar la tendencia de los CPD hacia una convergencia marcada principalmente por dos factores: por una parte, la virtualización en todos los bloques fundamentales, es decir, software, servidores, comunicaciones y sistemas de almacenamiento; y por otra parte, la especialización de las redes de comunicación.


Daniel Sánchez Rufo, consultor Telindus

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información