| Artículos | 15 SEP 2010

"La labor del CIO tiene que ser silenciosa"

Ignacio González, CIO de la Agencia Tributaria
Esther Macías.
Si se nos pregunta por un ente público español que se caracterice por su labor ejemplarizante en lo que respecta a modernización tecnológica y adopción de las TIC es muy posible que pensemos en primer lugar en la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Desde hace años, los profesionales de Informática de la Agencia, liderados bajo la batuta de Ignacio González, trabajan activamente para hacer posible con la mayor eficiencia y eficacia posible la aplicación del sistema tributario estatal y aduanero y la gestión de recursos de otras administraciones nacionales o de la UE.

Fue hace algo más de dos años cuando Ignacio González asumió la dirección de Informática Tributaria de este gigante administrativo por el que han pasado pesos pesados del sector público español como Francisco Valencia, José Damián Santiago, Rafael Sagrario y Santiago Segarra, su predecesor en el puesto. González, un hombre ‘de la casa’, se caracteriza por su sencillez a pesar de su brillante curriculum, y está convencido de que la labor del CIO debe ser como la de un ingeniero: “Silenciosa”, pero “vital para que la sociedad avance”.

Ya han pasado más de dos años desde que dirige la Informática de la Agencia Tributaria. ¿Cuál es su balance de este periodo? ¿Qué cosas había que mejorar de uno de los organismos públicos que trabaja más activamente con las Tecnologías de la Información? ¿A qué retos ha tenido que hacer frente?
- En efecto, me incorporé hace dos años y unos meses, aunque ya había trabajado con anterioridad en este departamento durante 14 años. Incluso estuve trabajando con Santiago durante mucho tiempo. ¿Qué me encontré a mi llegada? Continuidad en el trabajo que se había venido realizando durante los últimos años, un buen trabajo. Eso sí, había que acometer nuevos proyectos derivados, por un lado, de la obligación de responder a la Ley 11/2007, de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos, y, por otro, de ciertos cambios tecnológicos que debíamos hacer, pues hasta ese momento siempre habíamos trabajando con una filosofía de mainframe y de una serie de tecnologías, y entonces era necesario implantar otras tanto de cara a la nueva sede electrónica como para otras finalidades. Además, he tenido que gestionar estos proyectos con la restricción presupuestaria que hay en la actualidad. Finalmente, como en la Agencia ha habido cambios hace unos meses, hemos reestructurado el centro, desde el punto de vista organizativo, para orientarlo hacia el cliente de forma que tres subdirecciones de desarrollo que tenemos tuvieran los mismos efectivos y que existiese en todas una misma forma de realizar las aplicaciones sobre un fondo común de datos que es lo que tenemos.

Luego a su ente, que siempre se ha caracterizado por disponer de un elevado presupuesto en materia TIC, también han afectado los recortes. ¿En qué medida han podido impactar éstos negativamente en su trabajo?
- Es cierto que los recortes han existido. En los últimos años, hemos invertido el el 50% de las cifras que invertíamos en los años de mayor capacidad presupuestaria en la Agencia. En el capítulo de gastos también ha habido una reducción notable. De hecho, hemos tenido que reducir significativamente la partida destinada a contratos de outsourcing de asistencia técnica. Sin embargo, como consecuencia de una serie de iniciativas, no hemos cambiado el ritmo habitual de producción de aplicaciones, que es de más de 700 al año. Estamos creciendo más de un 23% anual en cuanto a consumo de máquina y en este momento hemos pasado en el día de pico de 96 millones de transacciones CICS a más de 125; luego la producción sigue creciendo al volumen habitual.

¿Cuál es entonces la inversión actual de su Departamento en materia TIC?
- Ahora estamos pendientes de la aprobación de los presupuestos de este año, pero el pasado año la inversión fue de 18 millones de euros. En cuanto a los gastos, depende de qué criterio se utilice.

Hablaba de su trabajo para cumplir la Ley 11/2007. ¿La Agencia Tributaria la cumple en su totalidad?
- La Agencia hizo un esfuerzo significativo para implantar totalmente el mandato de la Ley 11 el mismo día 1 de enero en que ésta se puso en marcha, modificando todo el sistema de información. Ese mismo día 540 procedimientos y 2.600 trámites entraron en la sede electrónica, es decir, todos los procedimientos y trámites de la Agencia. Los días de pico los utilizan hasta 500.000 contribuyentes.

¿Los usuarios emplean el certificado o el DNI electrónico?
- El certificado aún es masivo, aunque el DNI electrónico se usa cada vez más y, de hecho, se utiliza 20 veces más que el año anterior. Pero dado que muchos usuarios ya tenían los certificados de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT), los siguen utilizando.

El fraude fiscal es un tema protagonista en los últimos tiempos. ¿Qué están haciendo desde su Departamento para atajarlo y cumplir con el Plan diseñado contra éste?
- Lo que la Agencia busca es un Plan Integral de Prevención del Fraude. Y dentro de éste existen medidas de todo tipo, algunas dirigidas a sectores específicos, otras para el contrabando, otros temas de Inspección, etc. Para todos y cada uno de los departamentos hemos tenido que desarrollar aplicaciones con objeto de implantar ese tipo de medidas. Desde el punto de vista tecnológico, quizás las más significativas son aquéllas que utilizan herramientas de minería de datos. Empleamos un conjunto de herramientas que constituyen un warehouse con toda la información de la Agencia, que se consolida en bases de datos orientadas a tipos específicos de fraude con múltiples dimensiones, con el fin de potenciar la labor de los inspectores.

¿Podría detallarme en qué proyectos están trabajando de cara al próximo año?
- Como comentaba antes, hay un nuevo equipo de dirección en la Agencia con un nuevo director. Existen tres departamentos en los cuáles hay cambio de director. Así que tenemos cambios tanto desde el punto de vista tecnológico como de aplicación. Inicialmente, teníamos una instalación que trabajaba mucho con CICS contra DB2, una instalación muy monolítica. El año pasado se instaló ya WASP en producción y lo que estamos desarrollando es un framework con J2EE con objeto de que cada vez más los desarrollos utilicen ese tipo de tecnologías. El año pasado se creó una oficina de proyectos y estamos implantando disciplinas de arquitectura de software en todas y cada una de las subdirecciones de desarrollo. En cuanto a las aplicaciones, este año prestamos especial atención a dos: la de recaudación, porque se quiere potenciar las facilidades a los contribuyentes y tener mucho control de los aplazamientos de pago; y a Infonor, una aplicación de inspección, que permite, accediendo a distintos warehouses, disponer del diagnóstico de la empresa a la que se va a hacer una inspección. Asimismo, en lo que se refiere a herramientas de productividad, durante el último año hemos apostado con fuerza por el CAT (Centro de Atención Telefónica). Mientras que el incremento de llamadas es de un 16%, en la mejora de la calidad de usuario se está cogiend

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información