| Noticias | 08 OCT 2007

Las empresas con historia son las más valoradas por los consumidores

Las cualidades que fomentan la confianza de los españoles en las empresas son una larga trayectoria histórica, las inversiones en la comunidad, el respeto a los usuarios y el liderazgo empresarial, según un estudio de Unisys que también destaca que los consumidores no son conscientes de la dependencia tecnológica en la industria.
Arancha Asenjo

Un estudio sobre la Confianza de los Consumidores en las Empresas Españolas encargado por Unisys a Ponemon Institute concluye que una larga trayectoria histórica, las inversiones en la comunidad, el respeto a los consumidores y el liderazgo empresarial, muchas veces asociado a la figura de un directivo carismático y representativo, son los atributos que generan mayor confianza para los consumidores españoles. Por el contrario, aquellos que más la dañan son la falta de protección de datos, el tamaño de la organización, la falta de inversión en la comunidad y una breve historia empresarial. Así, al menos opina buena parte de las 432 personas mayores de edad entrevistadas sobre la capacidad de mejorar o erosionar la imagen en una empresa.

De sus respuestas se desprende, además, que los españoles prefieren el contacto social en sus transacciones con las empresas y desechan prácticas que impliquen tecnología como transacciones bancarias, servicios de telefonía, seguridad aeroportuaria o civil…

Grandes diferencias respecto a Europa
Cuando se evalúan los resultados respecto a nuestros vecinos europeos, se encuentran grandes diferencias. Por ejemplo, los consumidores españoles e italianos no son conscientes de la dependencia tecnológica en la industria y, por tanto, no lo consideran un factor que reduzca la confianza. Sin embargo, para Alemania, Suecia, Bélgica y Reino Unido se trata de uno de los factores más importantes. En Alemania, Holanda o Suecia la orientación global de las empresas es fundamental para los consumidores, mientras que España y Francia apenas lo valoran. A nuestros vecinos galos les resulta fundamental para confiar en una organización que ésta muestre buenas perspectivas de crecimiento, mientras que a los españoles, italianos y holandeses no les preocupa para dar confianza a las empresas. Tampoco nos inquieta, como a los italianos, la calidad final del producto o servicio ofrecido por la organización, al contrario que a alemanes, holandeses y suecos.
En general, los consumidores europeos consideran que la realización de actividades no compatibles con la ley y la externalización de algunas funciones de negocio fomentan la desconfianza empresarial, mientras que para España estos factores no son decisivos. Sí lo son la falta de liderazgo –apenas apreciado en Francia, Bélgica y Holanda- y la protección de datos (muy por encima de la media europea). Además, para los españoles, la protección de los activos empresariales es fundamental para incrementar la confianza.
Sectores más valorados
La banca minorista es la industria más valorada en España, Países Bajos, Italia y Bélgica, mientras que es la menos apreciada en Reino Unido. Y al contrario, la industria más valorada en Reino Unido es la relacionada con el sector energético, una de las menos valoradas en nuestro país.
A la banca minorista le siguen de cerca la educación y las empresas e instituciones dedicadas a las actividades de cuidados de la salud. Otras actividades de confianza son las relacionadas con el turismo -hospitalidad y esparcimiento y aerolíneas. Frente a estas industrias se sitúan las de menor confianza para los españoles: el Gobierno central y las Comunidades Autónomas, los medios de comunicación, el Gobierno local y el comercio minorista.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información