| Noticias | 21 DIC 2007

Los nanocables multiplicarán por diez el tiempo de vida de las baterías

Tags: Actualidad
Investigadores de la Universidad de Stanford (California) están utilizando nanocables para multiplicar por diez el tiempo de vida de las baterías de iones de litio.
Marta Cabanillas

Cuando llegue a concretarse en productos reales una reciente investigación llevada a cabo por la Universidad de Stanford (California), las baterías de litio podrían llegar a durar hasta diez veces más. Para conseguirlo, los investigadores de esta universidad están aplicando la nanotecnología; en concreto, los nanocables.

La nueva tecnología permitiría que un portátil que actualmente ofrezca cuatro horas de autonomía de carga, pudiera mantenerse funcionando sin recargarse hasta 40 horas, según Yi Cui, profesor de ingeniería y ciencia de la Universidad de Standord. “Se trata de un resultado absolutamente revolucionario”, ha subrayado Cui.

Además, Cui ha asegurado que las nuevas baterías podrían también funcionar en iPods, teléfonos celulares e, incluso, vehículos eléctricos, aparte de servir para el almacenamiento de energía de paneles solares en edificios comerciales y de viviendas.

Hasta ahora, la capacidad de las baterías de iones de litio estaba limitada por la cantidad de litio que su ánodo, construido en la actualidad generalmente de carbono, podía almacenar. Pero el silicio, ofrece una mucha mayor capacidad de almacenamiento, según Cui.

Silicio y silicide en lugar de carbono
En sus investigaciones, el equipo de Cui sustituye al carbono de la batería por nanohilos o nanocables, los cuales actúan como una batería activa que almacena el ión de litio. Cuando los nanohilos entran en contacto con este ión, forman un nuevo material: silicide (silicio con más elementos electropositivos) de litio. La energía se almacena en el silicide de litio, que tiene una capacidad aún mayor.

El litio se guarda en un elevado número de minúsculos nanohilos de silicio, ada uno de los cuales es 1.000 veces más fino que un cabello humano pero tiene la capacidad de “inflarse” multiplicando por cuatro su tamaño normal cuando absorbe el litio. Cuando la energía se consume, el material de silicide de litio vuelve a convertirse en silicio, por lo que las baterías resultan recargables.

Actualmente el equipo de investigación de Stanford trabaja en la búsqueda de formas de producir en masa tales baterías, que, según Cui, “dada la madurez de la infraestructura existente detrás del silicio, podrían estar en el mercado rápidamente”. Son ya varias las compañías que han mostrado su interés en las investigaciones de este grupo, aunque Cui no ha querido dar sus nombres.

  

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información