| Noticias | 18 MAY 2009

Microsoft anima a las empresas que no hayan desplegado Vista a dar el salto a Windows 7

Los ejecutivos de Microsoft responsables de Windows animaron la semana pasada a algunas compañías a abandonar sus planes de despliegue de Vista y cambiar directamente a la próxima versión de su sistema operativo desktop, Windows 7, cuya disponibilidad comercial está anunciada para el cuarto trimestre del año.
Marta Cabanillas

“Si una empresa está empezando ahora a probar Vista, con Windows 7 en Resease Candidate (RC) disponible y la calidad que ofrece, la aconsejaría cambiar sus planes, iniciar las pruebas de la RC, y seguir adelante con este producto”, aseguró Bill Veghte, vicepresidente senior de Microsoft para el negocio Windows, la semana pasada.

El mismo día, otros directivos de la compañía señalaron que el trabajo sobre Windows 7 debería estar finalizado en agosto, lo que significaría que el sistema operativo podría estar disponible en nuevos PC y en las estanterías de las tiendas a mediados de octubre, siempre y cuando Microsoft siga el mismo ritmo que con Windows XP hace ocho años.

El consejo de Veghte respecto al abandono de Vista no ha sorprendido a algunos analistas, como Michael Silver, experto de Gartner en Microsoft. Silver y su colega en Gartner Stephen Kleynhans mantuvieron la misma idea durante la presentación de un estudio el pasado miércoles.

“En caso de que aún no se haya iniciado el despliegue, las empresas deberían dar directamente el salto a Windows 7”, aconsejan los analistas. La cuestión es cuál representa la mejor postura para las empresas que están iniciando el despliegue. Si este es el caso, la respuesta dependerá de la fase del proceso de planificación y despliegue de Vista en que se encuentren.

“Si han empezado el despliegue pero sólo lo están llevando a cabo sobre las nuevas máquinas que se van adquiriendo, yo continuaría así. Pero en caso de que aún no se haya llegado a esta fase o se piense en una migración de más amplio alcance, recomendaría cambiar a Windows 7”, explica Silver. Como regla para tomar la decisión, este analista aconseja que si el abandono de Vista por Windows 7 supone retrasar los planes de despliegue en seis meses como máximo, se apueste por el cambio. 

Dejar XP antes de finales de 2012
En cualquier caso, dado que la gran mayoría de las empresas siguen corriendo Windows XP y que más de la mitad de aquellas que Gartner ha sondeado planean saltarse Vista, Windows 7 se convierte en la elección “de facto” para el futuro, señala Silver.

Finalmente, Silver considera que las empresas deberían planificar sus migraciones para no dejar Windows XP más tarde de finales de 2012. “Así, si empezaran el despliegue de Windows 7 en enero de 2011, como creemos que muchas harán, dispondrían de un período de casi dos años para actualizarse, y un período adicional de 16 meses hasta que se interrumpiera el soporte de XP por si sufrieran problemas o retrasos”. Microsoft dejará de ofrecer soporte para XP en abril de 2014.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información