| Artículos | 11 MAR 2008

Networkers profesionales: más allá de las redes sociales

Arancha Asenjo

¿Ha recibido alguna vez una invitación para unirse a una red social o pertenece a alguna de ellas? Quizá le resulten familiares sitios como MySpace, Facebook o Flickr; se trata de sitios web donde los usuarios acuden para compartir fotos o hacer amigos. Pero también existen otro tipo de páginas, con menos usuarios que estas tan populares, pero con un carácter profesional. 

Las redes sociales se sitúan bajo el paraguas de la llamada Web 2.0 y tan solo en 2007 recibieron la visita de 500 millones de usuarios. Siete de las 10 palabras más buscadas en Google durante el pasado año estaban relacionadas con las redes sociales. Y es que el networking social se ha convertido en un nuevo fenómeno tanto por la evolución de sus posibilidades tecnológicas –blogs, wikis, compartición de contenidos multimedia, RSS- como por el cambio de actitud en el internauta, mucho más activo y presto a mostrar en Internet sus habilidades y a ponerlas a disposición de la comunidad. “El origen de este tipo de redes se encuentra en la teoría de los seis grados de separación, expuesta por un sociólogo norteamericano en los años 70 y que viene a determinar que todos estamos comunicados unos con otros a través de, como máximo, una cadena de seis personas. Teoría complicada de demostrar hasta la llegada de Internet; sin embargo, con la llegada de la Red, la tela de araña que tejemos de contactos es una realidad”, explica Emilio Márquez, fundador y director general de Networking y Redes Sociales, compañía dedicada a organizar eventos de networking profesional.

Punto para el “business” online
Existe infinidad de redes sociales en Internet; por mencionar las más famosas, MySpace, con 200 millones de usuarios,

  Comunidad de gestión de sistemas
Dentro de Neurona, red social profesional perteneciente al grupo alemán Xing, existe una comunidad online de gestión de sistemas constituida como punto de encuentro y de formación para cerca de 1.000 miembros. A esta comunidad pertenecen directores de sistemas, IT Managers, Network manager y consultores especializados en servicios TI que comparten experiencias e información sobre tendencias del mercado y nuevos productos, estudios de mercado, agenda de eventos, etc.
y Facebook, con 60 millones. Pese a que su fin tiende a lo lúdico, muchos de estos networkers acuden en busca de algo más que diversión u ocio. Un estudio de la edición norteamericana de Network World, publicación de IDG Communications, señala que el 42% de los 453 profesionales de TI consultados utilizan las redes sociales por trabajo, un 30% para divertirse y el 28% restante combina su uso tanto por motivos profesionales como de ocio. 

Dado que en Internet hay hueco para todos, en los últimos años han ido surgiendo nuevos modelos de redes sociales según distintos intereses. Algunas de ellas, como Viadeo, LinkedIn, Neurona, Infoempleo o Xing, son de carácter profesional y su “leit motive” no es sólo encontrar empleo sino contactos útiles para el negocio y compartir conocimientos. “Las redes sociales profesionales no sólo amplían, potencian y dan visibilidad a nuestra posición particular en el mundo laboral sino, además, a nuestro propio negocio”, matiza Emilio Márquez. “Este tipo de redes profesionales permiten poner en contacto a personas y establecer sinergias que, de otro modo –esto es, en el mundo offline-, sería totalmente imposible, bien por lejanía geográfica o bien porque ni siquiera unos tendrían conocimiento de los otros”. 
 
Para Lars Hinrichs, CEO y fundador de Xing, red social profesional europea, “el networking está adquiriendo cada vez mayor importancia. Como consecuencia directa de la globalización, el mercado laboral evoluciona a un ritmo vertiginoso: el trabajador ya no se queda toda la vida en la misma empresa ni en el mismo lugar, sino que lleva un estilo de vida mucho más dinámico y cambia con mucha más frecuencia de empresa o trabaja incluso para más de un empleador: es un mercado que requiere más flexibilidad y dinamismo. El capital social, en forma de “contactos”, se hace más importante cuanto más descentralizada está la vida profesional”. Una encuesta de esta red, con unos 800.000 usuarios de nuestro país, señala que el 70% de los españoles encuestados ya habían establecido algún contacto profesional a través de Xing: un 22% ya habían cerrado algún negocio y casi dos tercios de los españoles encuestados contaban con ello en el futuro. 

Pedro Sánchez Pernia, director general de Viadeo para España y Portugal“Para explicar el funcionamiento, observemos a cualquier profesional o directivo con más de 5 años de experiencia”, apunta Pedro Sánchez Pernia, director para España y Portugal de la red profesional Viadeo. “Esa persona tiene, por su trabajo, una agenda de contactos que le va a acompañar en su carrera y que se irá ampliando. Son clientes satisfechos, proveedores, actuales y antiguos compañeros de trabajo, competidores y actores del sector. Entiende la importancia de mantener el contacto y devolver favores, porque cuando tenemos que iniciar una nueva etapa, lanzar un nuevo proyecto o cuando buscamos algo, “tiraremos de agenda” preguntando a estas personas. Hoy por ti, mañana por mí”. Y es que una red de contactos bien construida puede acompañarnos durante nuestra carrera a largo plazo. “Podemos comunicarnos con nuestra red directa y con los contactos de nuestros contactos, para buscar nuevos clientes o proveedores, para exponer una opinión y recabar consejos expertos, para publicar anuncios o identificar nuevas oportunidades. Basta con informar periódicamente de nuestra situación actual: qué ofrecemos y qué estamos buscando”, continúa Sánchez.

Cómo ser un netwo

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información