CLOUD | Noticias | 17 SEP 2013

El 'Next Generation CIO', a debate en CIO Directions 2013

Dentro de la serie de mesas redondas que, en el marco de la cuarta edición de CIO Directions -que tendrá lugar el próximo día 24 de septiembre-, IDC e IDG están organizando con las empresa patrocinadores del evento, recientemente se celebró un debate sobre el nuevo rol del CIO ante el cambio de escenario tecnológico que están propiciando tendencias como la movilidad, Big Data, cloud computing y social business.
CIO Directions1

Estas cuatro tendencias conforman la tercera plataforma tecnológica, que, según IDC, está generando un nuevo entorno empresarial y nuevos modelos de negocio  que abren a los CIO grandes oportunidades, pero también grandes retos. Sobre el rol que habrá de asumir el ‘Next Generation CIO’ debatieron representantes de Citrix, HP, IBM, Intel, Samsung y Verizon. La mesa redonda estuvo moderada por Fernando Muñoz, subdirector de Eventos de IDG, y contó con la participación de Rafael Achaerandio, Research & Consulting Director de IDC España.

 

Según Rafael Achaerandio, “la irrupción en la empresa de la nueva plataforma, conformada por las relaciones entre tendencias como movilidad, Big Data, social business y cloud computing, hace que hoy la tecnología esté dejando de ser un habilitador del negocio para convertirse en el propio negocio y pase a estar en el centro de las mentes de los directivos”. Un cambio que obliga al CIO a tratar con los equipos directivos asumiendo nuevos roles e implicándose directamente en el negocio. “Hasta ahora el CIO ha estado dedicado simplemente a optimizar y simplificar la enorme complejidad que han adquirido las TIC en las organizaciones durante los últimos años, pero ahora la tecnología adquiere un papel más relevante para la toma de decisiones de negocio. Esta nueva situación le abre múltiples oportunidades, pero también implica serios retos que habrá de resolver con velocidad y además con pocos recursos. Además, no todos van a saber o poder cubrir los nuevos roles que están apareciendo en múltiples aspectos como innovación e inteligencia. Lo primero que tendrá que clarificar es dónde se encuentra y adónde se quiere dirigir”.

 

Para Santiago Campuzano, director general de Citrix para España y Portugal, este cambio supone en realidad una vuelta a los orígenes, ya que, en su opinión, “la tecnología siempre ha tenido un impacto en el negocio, siempre ha formado parte de la estrategia corporativa y siempre ha contado con la implicación de la dirección. Ahora se trata más bien de que el CIO recupere esa posición que nunca debió perder”. Marcando las diferencias con el rol de director de sistemas, Campuzano consideró que “el CIO, como en el pasado, tiene que estar en el negocio, ya que los nuevos proyectos afectan a distintas áreas de la compañía. En los de movilidad, por ejemplo, la implicación de recursos humanos es fundamental. El CIO ha de estar en el centro de todos esos procesos como ‘traductor único’ entre la tecnología y el negocio con el respaldo de la dirección. No puede ser solo un administrador del presupuesto TI, que es en lo que se ha convertido en muchos casos”.

 

Liderazgo, visión y capacidad de ejecución

Al rol del CIO se le han ido añadiendo varias capas funcionales con el tiempo según las características de cada sector y tipo de empresa, señaló Jorge Fernández, director de Tecnología de HP. “En muchos casos se ocupa de consolidar y optimizar las infraestructuras, y de conseguir una gestión eficaz haciendo más con menos. Pero ahora, con el surgimiento de las nuevas plataformas está obligado a abordar aspectos que no tienen tanto que ver con la tecnología en sí como con el negocio”. Liderazgo, visión y capacidad de ejecución son para Jorge Fernández las cualidades del nuevo CIO, en el que “pivota el negocio y la tecnología. Su función principal es llevar a la empresa al éxito apoyándose en la tecnología, algo que conlleva un  desgaste enorme. No estoy de acuerdo con que la nueva plataforma ayude a simplificar las TI. Es cierto que sirve para acelerar los negocios pero también añaden nuevas complejidades y tareas para el CIO. Y es aquí donde los proveedores debemos ayudarles”.

 

Gonzalo de la Hoz, director de Ventas C&SI de IBM, no consideró, sin embargo, que ya nos encontremos ante esa tercera plataforma TIC. “El CIO todavía no se encuentra en esa fase. Ahora sus preocupaciones siguen siendo consolidar, virtualizar y, en definitiva, optimizar los recursos de los que dispone. Queda camino por recorrer. Es una vez optimizada la infraestructura cuando empezará a considerar otras cuestiones, como Big Data y la movilidad. Los proveedores nos estamos dirigiendo directamente a la dirección con estas nuevas propuestas, que aportan valor al negocio pero no al CIO, al que solo le añaden complejidad en la gestión. Pero todo esto irá evolucionando a medida que las empresas puedan simplificar los recursos que tiene; esa es hoy la gran prioridad”.  Para Gonzalo de la Hoz, el CIO se enfrenta además a la necesidad de hacer visible su valor para la organización en cuanto a ahorro de costes, simplificación y visión de negocio en un momento en que las empresas tratan de desprenderse de la complejidad que suponen las TIC desagregándolas de la actividad central y en el que avanzan propuestas como cloud y SaaS.

 

Capacidad de negociación

“El CIO se ve saturado ante la evolución brutal de la tecnología, que le obliga a enfrentarse a nuevos problemas y a prestar mayor atención al negocio, sin olvidar el papel que juega en áreas como la seguridad o la innovación”, aseguró Carlos Clerencia, director de Alianzas Corporativas de Intel. En su opinión, no hay un perfil estándar de CIO; depende de cada organización que, por ejemplo, asuma o no funciones como la innovación. En cualquier caso, es necesario que el CIO flexibilice su rol sumándole capacidad de negociación con la línea de negocio entendiendo sus necesidades y reconociendo que no puede ser experto en todo. “Nadie sabe cómo evolucionará el papel del CIO en el futuro, pero entiendo que habrá una figura, que no sé si seguirá llamándose así, que tendrá que englobar su capacidad para optimizar los recursos con la gestión de la innovación, que es lo que aporta valor al negocio. Pero la innovación es inabordable solo por el departamento técnico. Es complicado juntar ambos perfiles”. También los proveedores tendrán que evolucionar. “Estamos acostumbrados a tratar con el departamento TI, pero ahora también hay que hablar con la dirección, y ello nos obliga a  convertir nuestros argumentos tecnológicos en argumentos de negocio, reconvirtiendo las fuerzas de ventas y consiguiendo que nos reconozcan como interlocutor válido”.

 

David Alonso Nieto, B2B Senior Manager, IM Division de Samsung Eletronics Iberia, ve en el cambio del rol del CIO una oportunidad para ganar peso en la empresa. “Antes su labor consistía en dar soporte y optimizar recursos, funciones no consideradas core. Ahora ha de ganar presencia en la toma de decisiones porque la tecnología es fundamental para el negocio, pero teniendo en cuenta que, con la nueva plataforma, ha de asumir que hay muchas cosas fuera de su control, como todos los aspectos relacionados con el social business o la ‘consumerización’. Ahora tiene que vivir con esa incertidumbre; no todo está bajo su control”.  En esta nueva posición, el CIO tiene que conocer el negocio. “La tecnología cambia la forma de hacer negocios y por tanto la forma en que se organizan las empresas. El papel del CIO dependerá de cada compañía, pero siempre hará falta la figura de ese ‘traductor’ entre las necesidades del negocio y la tecnología necesaria para satisfacerlas. Y los proveedores debemos ayudarle a hacerle más fácil el cambio a esa tercera plataforma, porque hay tendencias como la consumerización que son muy complejas”.

 

En ese rol de ‘traductor’ del CIO insistió José Luis Sáez, Business Consultant de Verizon Terremark, para quien tal función consistirá, entre otros cometidos complementarios, en “ser el vínculo entre las líneas de negocio y la tecnología haciendo entender el impacto que lo que demanda la dirección tendrá en aspectos como seguridad y privacidad, entre otros”. Para José Luis Sáez, “se tiene la sensación de que los departamentos TI se han movido con mucha lentitud como para liderar ahora la innovación, pero su rol como vínculo entre negocio y tecnología tiene que servir para hacer comprender todas las implicaciones que tiene la nueva plataforma en cuestiones importantes como la interoperabilidad o el cumplimiento normativo. El CIO debe salir de la situación de confort en que se encontraba, y nosotros, como proveedores, debemos de ser capaces de ayudarles y aportarles simplificación mediante la creación de estándares en áreas como cloud, por ejemplo”.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información