Finanzas | Artículos | 02 FEB 2017

Alianzas: un apoyo para dar sentido a la digitalización de la empresa

La revolución digital ha cambiado la manera de hacer negocios y también la estructura de las empresas. Surgen nuevas formas de trabajar, nuevos modelos de negocio... Lo que no cambia es la necesidad de contar con alianzas estables que permitan a esas empresas completar su proceso de digitalización.
alianza
Víctor Manuel Fernández

Nube, tecnologías sociales, análisis de los datos que tiene la empresa a su disposición entre una ingente cantidad de información… La digitalización ya está aquí. Y ha transformado la manera de trabajar de empresas y empleados, pero también la estructura misma de las empresas.

La adopción de la nube, el análisis de los datos que recopila la empresa fruto de cualquier transacción o contacto con sus clientes… A lo que hay que unir el uso de dispositivos móviles a la hora de trabajar. Dispositivos que incrementan la productividad y, a la vez, permiten al trabajador estar en contacto con la empresa y sus compañeros de manera continua.

¿Qué supone todo esto? Dejar atrás los métodos tradicionales de trabajo, la forma de hacer negocios conocida hasta la fecha. No en vano, el mercado exige un lanzamiento rápido y continuo de productos, quiere conocer novedades. Eso, el mercado, porque la empresa también quiere rapidez para valorar qué es lo mejor para su negocio, de qué manera afectan las decisiones que tome al lanzamiento de tal o cual producto o servicio.

Y en el escenario actual, tal y como está concebido el mercado, ganan los datos. El escenario tecnológico actual se mide en datos; son los reyes de la digitalización porque los datos tienen un valor incalculable para el negocio de cualquier empresa. Y toda empresa digital que se precie de serlo ha de contar con una cadena de valor ampliada.

Esto se consigue a través de una red de alianzas de confianza y la puesta en marcha de lo que Gartner llama “Consumación de la expectativa”, que no es otra cosa que la satisfacción de las necesidades digitales más urgentes de la empresa a través de los socios adecuados disponibles.

Ahora, ¿por qué es tan importante contar con una buena red de socios? Porque el mundo digital es el que obliga a ello. Los procesos estandarizados y el uso de herramientas eficaces hacen que una asociación exitosa esté al alcance de cualquier empresa.

El papel del CIO

Y es aquí donde entra en juego el CIO. Que está continuamente buscando soluciones innovadoras para incorporarlas a su empresa. El problema surge cuando hay que decidir qué tipo de tecnología es la que le hace falta a la empresa, seleccionar la que considere más apropiada.

Gartner lo deja bien claro: el 85% de los departamentos de TI centrales se siente bajo presión para para adaptar rápidamente los nuevos sistemas y servicios que requiere una empresa.

Porque, por desgracia, pocos CIOs y menos empresas pueden permitirse el lujo de seleccionar las tecnologías que requieren con tiempo para hacerlo. Eso supone destinar recursos -tiempo, dinero, personal- del que no disponen para proceder a esa selección. A la larga, de no poder remedio, este hándicap da como resultado que las empresas dejen escapar ciertas tecnologías que, finalmente, no implantan. Con el consiguiente perjuicio para ellas que eso supone.

Pero hay más: además de que pocas empresas pueden probar cada tecnología que quieran instalar, a su vez han de tratar de asegurar la estabilidad y eficiencia de sus estructuras y sistemas centrales de registro. Y para eso se necesita tecnología.

El mercado evoluciona a una velocidad de vértigo, y esto se traduce en una constante aparición de nuevos jugadores en el mismo; jugadores capaces de dar una ventaja competitiva mientras otros desaparecen del ecosistema al no estar en condiciones de proporcionar a las empresas lo que éstas necesitan.

En definitiva, la pescadilla que se muerde la cola.

El remedio, las alianzas

Para dar cumplida satisfacción a las necesidades de tecnología de las empresas, es preciso trabajar con expertos. Y cuando hablamos de expertos nos referimos a los proveedores de servicios de TI. Es decir, aliados tecnológicos.

Ése es el punto de partida: una sólida red de socios capaces de entender lo que sus clientes necesitan. El objetivo final debe ser la creación de un ecosistema de socios que involucre a grandes figuras como a las pequeñas y emergentes. El objetivo no es otro que construir las soluciones más innovadoras que coincidan con los resultados del negocio que espera la empresa.

Aliados tecnológicos que tienen muy claro su papel: ayudar a los clientes en su proceso de digitalización. ¿Cómo? Mediante la creación de modelos de evaluación, participación y Gobierno para gestionar eficazmente las problemáticas de sus clientes, en muchos casos ya socios de negocio.

Y es que la asociación con aliados tecnológicos permite a cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, responder a nuevas exigencias, comprobar el efecto de una determinada tecnología sobre su estructura de negocio, etcétera.

A modo de ejemplo, Gartner ya hablaba en 2013 del sistema de alianzas como la mejor manera de adaptarse a las continuas y nuevas exigencia del mercado. “La asociación es cada vez más exitosa”, rezaba uno de sus análisis sobre la cuestión que reforzaba con datos como el siguiente: el 46% de las empresas encuestadas en ese mismo estudio afirmaba su necesidad de trabajar con nuevos socios en los ámbitos de la movilidad, los grandes datos, la analítica en la nube y las redes sociales.

Este universo de abastecimiento adaptativo requiere una fuerte capacidad de reestructuración de las asociaciones existentes en forma de compromisos activos. Una relación fundamentada en relaciones fluidas que permitan a las empresas cambiar de rol cuando así lo exija el proyecto o pasar a un segundo plano si el negocio va en otra dirección.

Pero, además de servir a sus socios tradicionales, los proveedores de servicios deben estar preparados para escalar sus tecnologías de cara a ofertarlas a todo tipo de clientes. El propósito es claro: que estén preparados para los retos que exige la digitalización. Y ahí socios tecnológicos como HPE Services tienen mucho que decir.

Un modelo de asociación adaptativa

Y lo que HPE Services pone a disposición de todas las empresas es su modelo Agility Alliance, un completo modelo de servicios de evaluación para la selección de socios a la hora de trabajar en un terreno tan complicado como es el de la digitalización.

Dicho modelo incluye una herramienta de representación gráfica de la idoneidad de los socios a través de un espectro de compatibilidad según el tipo de contrato firmado. Un modelo, por lo tanto, que permite a los socios aprender lecciones vitales sobre lo que constituye una asociación adecuada y de manera continua.

Lo que la empresa que lo desee tiene a su alcance es un completo conjunto de mejores prácticas, herramientas, plantillas para NDAs y revisión de negocios, contratos para la gestión de precios… Y un aspecto tan crítico como es una guía adecuada para escalar cualquier problema que surja relacionado con el negocio de la empresa.

En definitiva, un modelo de asociación adaptativa que, administrado de manera adecuada, es toda una joya para la empresa; una joya a la hora de aprovechar la empresa todo un mundo basado en datos en beneficio propio. Y también una riqueza de experiencia y un método estructurado para evaluar, involucrar y gobernar cualquier práctica.

No en vano, una buena gestión del ecosistema de socios para trabajar con las mejores personas y tecnologías es esencial para cualquier negocio digital ambicioso que se precie de serlo o lo quiera ser.

Contenido ofrecido por BVEx.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información