| Noticias | 09 FEB 2011

Intel seguirá vendiendo sus chips defectuosos

Tags: Actualidad
En un nuevo comunicado, Intel parece haber relajado su advertencia de fallo de los chipset de las placas base que dan soporte a los nuevos procesadores Sandy Bridge, permitiendo a fabricantes de PC y de placas base, continuar con la venta siempre que se cumplan determinadas condiciones.
Alfonso Casas

Intel destaca que los integradores OEM pueden continuar con la venta de sus productos, a pesar de que estén basados en el malogrado chipset Cougar Point, con el único requisito de que mantengan deshabilitado el puerto SATA que falla con el tiempo. Recordemos que el fallo únicamente afecta a los puertos SATA II de 3 Gb/s de la controladora de Intel, con lo que los puertos de 6 Gb/s mantienen su rango operacional. De este modo, los fabricantes que solo conecten dispositivos a los puertos SATA III, verán que los sistemas no se verán afectados con el paso del tiempo.

El portavoz de Intel destaca que muchos ordenadores de tipo All-in-One y NetOp podrían no haberse visto afectados por el inferior número de puertos SATA que suelen contemplar. Del mismo modo, destaca que todos los fabricantes e integradores han sido informados de que lo mejor es deshabilitar físicamente los puertos situados entre el 2 y el 5, que son los que llegan a verse afectados. Los puertos SATA de 6 Gb/s típicamente se corresponden con los nombrados 0 y 1 de las placas base.

Desde Intel niegan que se hayan visto forzados por los fabricantes de ordenadores a ofrecer una solución rápida al problema, aunque reconocen haberse encontrado bajo presión en los últimos días. Muchos fabricantes han destacado su volumen de pérdidas relacionadas directamente con las ventas de sus sistemas basados en procesadores Sandy Bridge.

Detalles técnicos del fallo
Además, se han hecho públicos nuevos detalles técnicos de la principal causa del problema con los chipset Cougar Point. Intel destaca que integró un tipo de transistor erróneo en las controladoras de los puertos de 3 Gb/s. La compañía suele utilizar dos tipos de transistores diferentes en las controladoras de los puertos: uno de ellos es utilizado para formar una larga cadena de transistores en los que es necesario hacer frente a corrientes elevadas, mientras que el otro, además de manejar valores de corriente elevadas, se le exige que lleve a cabo cambios de estado muy rápidamente. El portavoz de Intel destaca que “utilizamos un transistor que no debería haberse puesto ahí, con lo que con el paso del tiempo no tolera bien su propósito”. 

Por último, el comunicado destaca que los informes de rendimiento de los puertos SATA hechos públicos no son del todo correctos, ya que no se degrada la velocidad de conexión con el tiempo, como se informó inicialmente. La realidad es que los puertos afectados, o funcionan con normalidad, o dejan de funcionar, pero no se degradan. En cualquier caso, los ordenadores que se comercializan con dicha plataforma, por regla general, suelen ofrecer una media de seis u ochos puertos SATA. Con las recomendaciones de Intel de utilizar tan sólo los SATA III, las posibilidades se reducen a poder utilizar tan sólo dos de ellos, a los que se les podrá conectar un disco duro y una unidad óptica, de modo que estaremos limitando las posibilidades de ampliación de nuestro sistema, teniendo que recurrir a una tarjeta externa SATA dedicada que vaya conectada a los puertos PCI Express, como ya hace el fabricante Mountain, si queremos seguir añadiendo nuevos componentes a este puerto.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información