| Artículos | 15 DIC 2009

Pros y contras de la virtualización

Definición y soluciones de una tecnología emergente
"La virtualización se refiere a aquellas tecnologías diseñadas para ofrecer una capa de abstracción entre los sistemas de hardware y el software instalado en ellos. Este tipo de soluciones ofrecen una visión lógica de los recursos informáticos, en lugar de una visión física, posibilitando dos aspectos muy útiles: permiten ‘engañar’ a los sistemas operativos para que piensen que un grupo de servidores es un recurso único y facilitan el funcionamiento simultáneo de varios sistemas operativos en la misma máquina.

La virtualización tiene sus raíces en la partición que divide un solo servidor físico en varios servidores lógicos. Una vez dividido el servidor físico, cada servidor lógico puede usar un sistema operativo y las aplicaciones de manera independiente. En los años 90, se solía acudir a la virtualización para recrear entornos de usuario final en un solo ordenador central. Si un administrador de TI deseaba implementar una nueva aplicación, pero antes quería ver cómo funcionaría en Windows NT o en Linux, usaría las tecnologías de virtualización para crear los diferentes entornos de usuario.
Más tarde, con la llegada de la arquitectura x86 y los PC más económicos, la virtualización empezó a desaparecer y parecía que no había sido más que una moda pasajera de la era de los ordenadores centrales. Es justo afirmar que el renacimiento reciente de la virtualización x86 ha venido de la mano del líder del mercado actual, VMware. VMware desarrolló su primer hipervisor para la arquitectura x86 en los años 90, estableciendo la base para el boom actual de la virtualización.

¿Por qué usar la virtualización?
El entusiasmo de la industria en torno a la virtualización es increíble. Esta capacidad tan deseada se ha convertido rápidamente en una tecnología con la que quieren contar todos, al tiempo que van apareciendo nuevos proveedores y que las empresas de software la incluyen en las últimas versiones de sus líneas de productos. La razón es que cuanto más se usa la virtualización, más se demuestran sus ventajas concretas, aumentado su valor para las empresas.
La consolidación de la virtualización de servidores es el punto álgido de este mercado. La virtualización se ha convertido en la iniciativa de ahorro preferida por todas las compañías. Los analistas de la industria afirman que entre el 60% y el 80% de los departamentos de TI tienen entre manos proyectos de consolidación de servidores. Es fácil entender el porqué: reduciendo el número y los tipos de servidores que sostienen las aplicaciones de su negocio se puede conseguir un ahorro significativo.
Consumir menos energía, tanto por parte de los servidores como de los sistemas de ventilación, y aprovechar al máximo los recursos informáticos ya existentes y poco explotados, se traduce en que el centro de datos tendrá mayor vida útil y que el balance final será más positivo. No olvidemos tampoco que los servidores más pequeños son más fáciles de administrar.
Sin embargo, los observadores de la industria afirman que la mayoría de empresas empiezan su exploración de la virtualización probando y desarrollando aplicaciones. La virtualización ha pasado rápidamente de ser un truco ingenioso para usar varios sistemas operativos a convertirse en una herramienta habitual para los desarrolladores de software. Es raro que se cree una aplicación para un único sistema operativo; la virtualización permite a los desarrolladores programar para diferentes entornos desde una única estación de trabajo, además de comprobar si la programación funciona. En general, este entorno es positivo e ideal para hacer pruebas.
Si el desarrollo de aplicaciones es más llevadero y la granja de servidores se convierte en un grupo de recursos informáticos perfectamente integrados, lo siguiente en la lista será la consolidación del almacenamiento y de la red. No obstante, vale la pena tener en cuenta otras funciones y capacidades de la virtualización: la alta disponibilidad, la recuperación de desastres y el equilibrio de las cargas de trabajo.

Ventajas de la virtualización para el negocio
Más allá del gran ahorro de costes que puede significar, la virtualización puede mejorar enormemente la agilidad comercial. Las empresas que usan clusters, particiones, gestión de las cargas de trabajo y otras técnicas de virtualización para configurar grupos de servidores como agrupaciones de recursos reutilizables están mejor posicionadas para responder a las exigencias que se imponen a esos recursos.
Asimismo, esta tecnología ofrece el potencial de un cambio fundamental en la visión que tienen los administradores de TI respecto a los recursos informáticos. Cuando manejar cajas individuales ya no es un reto, el punto de mira de TI puede desplazarse de la propia tecnología a los servicios que ésta puede ofrecer.

Beneficios de coste
Los departamentos de TI de todo el mundo tienen que hacer cada vez más con menos, así que hoy en día es vital aprovechar los recursos. Las tecnologías de virtualización ofrecen un medio directo y cuantificable para obedecer a esa exigencia acumulando recursos informáticos dispares que se puedan compartir.
Por ejemplo, los analistas estiman que normalmente una empresa usa entre un 5% y un 25% de la capacidad de sus servidores. En este caso, la mayor parte de la energía que consume el hardware mientras no se está usando simplemente calienta la habitación. Empleando tecnologías de virtualización para consolidar los servidores x86 desaprovechados del centro de datos, se consigue un ahorro inmediato, pero también un ahorro significativo a la larga.
El cambio más inmediato procede de la reducción del número de servidores del centro de datos. Si hay menos máquinas, se gasta menos electricidad, tanto por la reducción de servidores como por los sistemas de ventilación que hay que usar y mantener para que no se calienten en exceso.
Transformar un grupo de servidores en un recurso informático integrado también puede reducir los gastos futuros en hardware, subrayando el ahorro que se puede conseguir con modelos de precios y planes de pago por uso. Asimismo, una estrategia de virtualización de servidores puede liberar un espacio físico que se puede aprovechar para ampliar la empresa.
Desde el punto de vista de los recursos humanos, una torre de servidores mejor pensada puede optimizar el despliegue de los administradores.

Retos
Esta tecnología cambia la manera de administrar, gestionar y manejar los centros de datos. Por ejemplo, antes de virtualizar los servidores se podía ir al centro de datos y preguntarle al administrador cuáles eran las cinco aplicaciones más importantes, y él podía enseñar las máquinas en las que estaban funcionando. Sin embargo, la virtualización rompe esa unión tradicional entre hardware y software.
Esta división puede provocar conflictos de funcionamiento. Por ejemplo, algunas aplicaciones tienen perfiles de ejecución cíclicos. Una aplicación de compraventa de acciones de West Coast y una de SIMEX funcionando en la misma máquina van a solaparse a las horas punta del mercado, ralentizando el funcionamiento. En consecuencia, los administradores tienen que pensar cómo funcionará el centro de datos vir

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información