Industria y Utilities | Noticias | 31 AGO 2017

Cómo frenar el fraude energético con Big Data

En 2016 se detectaron 110.00 casos de fraude en España, un 32% más que en 2015, que provocaron más de 150 millones de pérdidas. El Instituto de Ingeniería del Conocimiento, aplicando el Big Data y el análisis predictivo, permite conocer posibles casos de fraude optimizando así las campañas de inspección y evitando pérdidas millonarias.
Energía eolica
Redacción CIO

El fraude energético es una realidad que afecta gravemente al sector y a la economía de cada país, por ello detectar estas incidencias en la red de distribución permite ahorrar grandes cantidades de dinero en pérdidas. En 2015, según datos de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), estas incidencias provocaron más de 150 millones en pérdidas. El IIC, (Instituto de Ingeniería del Conocimiento), usando técnicas de Big Data y analítica predictiva, colabora con las compañías eléctricas y de gas para detectar y frenar el fraude energético y optimizar el servicio, una práctica que beneficia tanto a las distribuidoras como a los consumidores finales.

Para ello emplea tecnología propia que se adapta y renueva según las necesidades específicas de cada problema. Así, el sistema puede amoldarse a los distintos tipos de distribución de energía y a las diferentes zonas geográficas, garantizando siempre el mejor modelo de detección de fraude posible según las necesidades particulares de cada cliente. 

Normalmente, las distribuidoras realizan controles periódicos a empresas y viviendas particulares. Con el análisis exhaustivo de los datos de cada usuario y la posibilidad de predecir comportamientos gracias al histórico, tarifas, etc. el IIC guía a los inspectores para acudir a aquellos sitios que podrían estar cometiendo alguna falta. El análisis de datos también puede aplicarse a los contadores inteligentes (smart meters) que proporcionan a la compañía los datos en tiempo real.

Dentro de las incidencias pueden establecerse dos categorías: actuaciones que inciden sobre la red del distribuidor, como enganches directos a la red, e intervenciones sobre los equipos de medida, como la manipulación del contador. El fraude energético puede producirse a nivel residencial o industrial. Para Julia Díaz, establecer un perfil del defraudador es complicado puesto que es muy variado y entran en juego muchas variables. No obstante, según los datos del IIC, en España en el sector empresarial son las pequeñas y medianas empresas las que más comenten este tipo de faltas. “Aquí, contrariamente a lo que se puede pensar, la gran mayoría del fraude viene de empresas o usuarios con consumo no muy elevado”, explica la directora.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información