Industria y Utilities | Noticias | 14 JUN 2016

Fabricación Conectada: aprovechando el momento

En el marco de la cuarta revolución industrial, la Fabricación Conectada describe la integración total de fábricas, procesos, productos y personas en todo el ecosistema. Además ayuda a las empresas a asegurar los activos críticos, como la propiedad intelectual. La industria de la automoción puede ser una de las grandes beneficiadas.
Fabricación conectada
Toñi Herrero Alcántara

 

El rápido movimiento hacia la digitalización, derivado de avances tecnológicos como la conectividad ubicua, Internet de las Cosas (IoT), Big Data y analítica, es ya conocido como la cuarta revolución industrial. Sin embargo, la digitalización de los procesos y de la información no es algo nuevo: las tecnologías de la información vienen aportando valor a los negocios desde hace muchos años. Ahora lo diferente es que las cadenas de suministro se han transformado en las cadenas de valor muy complejas y dinámicas. Así las principales empresas están innovando en esta cadena de suministro extendida y en  el desarrollo de productos y servicios inteligentes. La tecnología está transformando totalmente el panorama de fabricación con una tendencia hacia la la transformación digital que Hewlett Packard Enterprise llama Fabricación Conectada y que describe la integración total de fábricas, procesos, productos y personas en todo el ecosistema.

Mediante la estandarización de los procesos globales y de las complejas cadenas de suministro, los fabricantes pueden acelerar el rendimiento para reducir los costes, mejorar la eficiencia de back-office, aumentar el flujo de efectivo y reducir los gastos generales. Y es que fomentar la colaboración entre los empleados, dotándoles de las herramientas digitales rentables y computación bajo demanda, acelera los ciclos de desarrollo de productos y consigue una reducción del tiempo de comercialización. Con ideas que impulsan la innovación de productos también se disminuyen los costes de posventa y se mejora la calidad del servicio. Y en última instancia, la experiencia del cliente. Asimismo la Fabricación Conectada ayuda a las empresas a asegurar los activos críticos, como la propiedad intelectual, para cumplir con las exigencias normativas.

El corazón de la Industria 4.0 es una visión de fábricas inteligentes dirigidas a modernizar las tecnologías de información y comunicación a través de la cadena de suministro y la línea de producción para ofrecer un nivel mucho más alto de automatización y digitalización. Esto se contempla a través de conceptos de réplica digital (Digital Twin) del mundo físico que se mantiene a través de análisis en tiempo real de información de una amplia gama de sensores. Este 'gemelo digital' puede interactuar con servicios digitales disponibles en la cadena de valor a través de un marketplace digital de la empresa.

 

Escenarios de cambio

Para HPE los factores de cambio en la fabricación son actualmente las cadenas de valor complejas y dinámicas, los mercados emergentes, la trazabilidad y transparencia, el aumento de las expectativas del cliente, la convergencia tecnológica y la perspectiva  (y los riesgos) inherentes a los datos. Y para lograr el liderazgo y el máximo valor para las empresas, una serie de escenarios asociados a la Industria 4.0 serán claves y se están habilitando a través de soluciones de Fabricación Conectada de HPE. Por un lado, la integración horizontal a través de un markeplace digital. Y es que el desarrollo de cadenas y redes de valor entre empresas a través de la integración horizontal permite aumentar el rendimiendo de las redes de colaboración en la fabricación. En este sentido Hewlett Packard Enterprise está demostrando esta integración horizontal mediante la colaboración con el Instituto Fraunhofer de Ingeniería de Fabricación y Automatización (IPA) para crear un marketplace digital seguro para las soluciones industriales llamado Virtual Fort Knox. En él, los fabricantes y usuarios de productos pueden consumir servicios de software y las compañías de software industriales pueden ofrecer sus aplicaciones.

Por otro lado la gestión del ciclo de vida conecta digitalmente las operaciones de ingeniería a través de toda la cadena de valor de principio a fin. Los productos inteligentes saben acerca de su ciclo de vida e interactúan con las líneas de producción y servicios digitales (diseño, configuración, producción, logística, operación, mantenimiento, desmantelamiento). Además HPE está trabajando para construir la Internet de las Cosas Industrial: así los dispositivos industriales están equipados con inteligencia desde el análisis del sensor en tiempo real mediante la incorporación de diagnóstico integrado para predecir fallos en componentes y sistemas. Otro aspecto relevante es la integración vertical a través de la fábrica inteligente con sistemas de producción flexibles y reconfigurables y máquinas que se pueden entender entre sí y proporcionar, consumir e interactuar con servicios digitales.

Un ejemplo sería el proyecto en una fábrica de Carl Zeiss, deonde HPE realiza análisis de procesos de fabricación a partir de los datos del sensor en tiempo real y SAP HANA para la solución en la nube Industry 4.0  en el Fraunhofer IPA. Esto ha dado lugar a mejoras en los procesos que están reduciendo la repetición del procesado del producto, disminuyendo los costes y asegurando que se cumplan los compromisos de tiempo de entrega. HPE y Carl Zeiss podrían ofrecer esta mejora del proceso de producción en sólo ocho semanas mediante la conexión a la solución de nube Industry 4.0 que se ejecuta en HPE Converged Plant Infrastructure.

 

Industria del automóvil

En la industria del automóvil los desarrollos tecnológicos han aumentado enormemente el número de partners con los que los fabricantes tienen que tratar. El coche autónomo, que probablemente será una realidad hacia 2020, el uso de las impresoras 3D para la fabricación personalizada así como tecnologías V2I, que permitirán la comunicación del vehículo con la infraestructura de las smart cities... son muchos los cambios a los que se enfrenta la industria de la automoción a medio plazo, además de la lucha por la retención de los clientes. Pero con los coches conectados, los fabricantes de automóviles pueden conocer a sus clientes con mayor detalle que antes –cómo conducen, cuándo conducen, en qué se conduce y qué características de sus vehículos que utilizan–. Los fabricantes de automóviles pueden recopilar estos datos casi en tiempo real y directamente, sin mediación de los distribuidores. Esta información puede ser usada en conjunto para desarrollar productos diferenciadores o mejorar la seguridad de los vehículos. Sin embargo, los datos también se pueden utilizar para proporcionar una experiencia personalizada en la conducción de cada cliente. Y es que, a medida que los coches se están convirtiendo en “dispositivos móviles sobre ruedas” mucha de la personalización de los vehículos puede abordarse mediante actualizaciones de software. De la misma manera que en una tienda de aplicaciones, los clientes pueden descargar aplicaciones y funciones para personalizar sus coches y satisfacer mejor sus necesidades individuales. Y HPE puede ayudar a los fabricantes de automóviles a utilizar y poner en funcionamiento la analítica para recoger ideas sobre de los clientes y su forma de conducir para ayudarlos a optimizar la utilización del vehículo. Estos análisis también pueden facilitar a los fabricantes la identifiación de las causas de los problemas de calidad y seguridad y una analítica predictiva identificar fallos de antemano y proporcionar reparaciones adecuadas.

No cabe duda de que todas las empresas digitales necesitan protección, algo que cada vez es más difícil. El ritmo de cambio en la industria de fabricación de automóviles es uno de los más rápidos: productos, servicios, e incluso los procesos de negocio están en constante evolución, con grande expectativas y preocupaciones sobre la protección de la propiedad intelectual. El coche conectado y su ecosistema asociado también necesitarán esa protección. La propiedad intelectual tiene que estar protegiada porque una fuga puede poner a la empresa en una desventaja significativa respecto a los competidores. Una brecha de seguridad también puede dañar la imagen de marca y causar una reducción en las ventas. Pero el mayor desafío provendrá de la expansión del ecosistema: a medida que más y más vehículos se conecten y se intercambien datos dentro de la empresa a través de los fabricantes, agencias gubernamentales, etc., las oportunidades y los retos para aumentar la seguridad crecen de manera espectacular. Por ello los fabricantes tienen que adoptar un enfoque de extremo a extremo para garantizar la seguridad.

 

Contenido ofrecido por BVEx

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información