Entrevistas | Noticias | 23 ABR 2019

InnerSource o cómo aplicar el ideario Open Source a los procesos internos de la empresa

La metodología trata sobre la aplicación de procesos clásicos del desarrollo de Open Source a los procesos internos de las compañías.
open
Nerea Bilbao

El término InnerSource no es, ni mucho menos, nuevo. Surgió allá por el año 2000, cuando Tim O’Reilly, una de las voces más destacadas del impulso del software libre, lo definió como el uso de los principios básicos que se utilizan en el desarrollo de open source a nivel global en procesos internos de la empresa. Tuvieron que pasar 15 años hasta que se fundara InnerSource Commons, la comunidad que vela por la generación y difusión de conocimiento a partir de las experiencias, buenas prácticas y patrones de trabajo de distintas empresas y organizaciones que han implantado la metodología.

Hay una iniciativa a nivel local: InnerSource Spain. Tal y como nos explica uno de sus miembros, José Manrique, CEO de Bitergia, el trabajo de esta comunidad se basa en la regla de Chatham House, popular sistema para la celebración de debates y mesas redondas sobre temas controveridos creado en 1927. “La gente participante es libre de usar la información recibida en los encuentros, pero no pueden compartir información sobre las empresas que han comentado sus casos u otras personas participantes”. Es, en definitiva, la forma de crear un entorno seguro donde compartir información.

El conocimiento general de esta práctica no está aún muy extendido, a pesar de sus beneficios. El punto de partida de su aplicación “suele estar muy relacionado con la cultura de la empresa, el fomento de la innovación, la necesidad de mejora en los procesos y la motivación de sus equipos”, explica Manrique. Es, como no podía ser de otra forma, un método abierto y flexible. “Hemos visto experiencias muy positivas de empresas aplicando agile e InnerSource”, explica. “No son metodologías excluyentes”, puntualiza.

Paradójicamente, una de las barreras de su implantación son los mandos intermedios. “Suelen representar la primera barrera, por el cambio cultural que exige el pasar de gestionar personas a gestionar proyectos”, opina. Es importante sortear este escollo; sin la implicación del CIO en la adopción, la iniciativa será muy probablemente “un fracaso”.

Los beneficios de InnerSource son los mismos asociados al desarrollo open source: mejora la calidad del código, reduce el time-to-market, incrementa la innovación, reduce u optimiza los costes de desarrollo y mantenimiento del software y aumenta la motivación de las personas de la empresa, garantiza. Es indudable que todo esto, combinado, puede revertir en un beneficio para el negocio.

Empresas como Bosch, Bloomberg, Zalando, Capital One, PayPal y Thales son algunas de las que han utilizado esta metodología y que han compartido sus experiencias públicamente. Con la firme intención de ampliar este listado de usuarios InnerSource Spain celebra el próximo jueves, día 25 de abril, un encuentro en Madrid.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios