Liderazgo | Noticias | 15 SEP 2020

Establecimiento del estándar 5G

En 2012, la profesora de derecho estadounidense Anu Bradford acuñó el término ‘el efecto Bruselas’, refiriéndose a la capacidad unilateral de la Unión Europea para regular los mercados mundiales. Hoy hemos entrado en la era digital, donde los datos sustituyen a la tierra, el trabajo y el capital como los principales factores de producción de una economía.
huawei 150920
Catherine Chen is a director of the board at Huawei Technologies

Para prosperar en la economía digital, las empresas tendrán que reimaginar cómo se crea y distribuye el valor en dicha economía. Necesitamos estándares técnicos unificados, así como reglas para la gobernanza de datos. Europa, con el efecto Bruselas, puede ser el único mercado mundial con la voluntad y la capacidad de establecer estos reglamentos en la era digital.

Algunos llaman a los datos ‘el nuevo petróleo’. Pero hay una diferencia fundamental entre los datos y el petróleo. Los datos son ilimitados y las fuentes de datos aumentan indefinidamente. Esto significa que el desarrollo económico ya no se verá limitado por la escasez de recursos naturales. La forma en que hemos creado valor desde la era industrial va a cambiar.

Necesitamos urgentemente gobernanza y reglamentos para los datos, ya que la gobernanza se ha quedado constantemente a la zaga del desarrollo tecnológico. La UE es especialmente fuerte en cuanto a las capacidades reguladoras. Hablando con franqueza, la gobernanza de datos se ha pasado por alto en muchas partes del mundo. La UE, en cambio, ha sido pionera.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) marcó un gran avance en la protección de datos personales. No solo permite la autodeterminación informativa, sino que también ofrece soluciones para los casos en los que se infringe la privacidad individual. Cuando se trata de establecer normas, Europa debe seguir teniendo la confianza necesaria para avanzar.

Como economía con amplias conexiones y vínculos comerciales con otras economías mundiales, las normas técnicas que mejor se adaptan a Europa son las que están unificadas globalmente y apoyan la cooperación y la inclusión.

Un mercado global gobernado por normas unificadas beneficiaría a muchas empresas europeas excepcionales, permitiéndoles aprovechar plenamente su posición. Desde la Revolución Industrial, Europa ha contribuido más al desarrollo de normas que cualquier otra región.

Las normas de la industria de la UE han influido en los tipos de productos que producimos y en la forma en que funciona el comercio global. Por ejemplo, la normativa REACH de la UE sobre productos químicos guía la ejecución de los productos de Dow Chemistry con sede en EE. UU. de la misma manera que las normas de la UE relativas a productos lácteos guían la forma en que las fábricas lecheras chinas instalan sus equipos.

Al final, estos reglamentos impulsan la calidad en todo el mundo. La gobernanza basada en reglas y el multilateralismo reforzarán la posición de Europa en la era digital y contribuirán a una economía digital próspera en Europa. Esto también influirá en otros mercados para desarrollar sus propias industrias y economía de una manera más equilibrada.

El mundo de hoy está lleno de incertidumbre. Las empresas necesitan la certeza de las normas y los sistemas para orientarlas en la dirección correcta. Europa está bien posicionada para convertirse en el principal regulador tecnológico del mundo y en el principal fabricante de reglas para la economía digital. Espero que Europa siga liderando el desarrollo de reglas y normas multilaterales. Todas las empresas globalizadas, ya sea en Europa o en otras partes, se beneficiarán de este liderazgo.

 

Catherine Chen es directora de la junta directiva de Huawei Technologies

 

En colaboración con Huawei



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios