Industria y Utilities | Noticias | 18 MAR 2019

Hacia una adopción gradual del Wi-Fi 6

Los CIO deben prepararse para que en 2019 se generalice la adopción del futuro estándar de tecnología inalámbrica, especialmente diseñado para conseguir un mejor rendimiento en entornos de alta densidad de conexiones.
redes
Redacción

2019 es el año en el que se prevé la adopción de Wi-Fi 6, el próximo gran estándar de esta modalidad de conectividad inalámbrica. Un despliegue que desde la organización que lo promueve y certifica, la Wi-Fi Alliance, predicen que se realizará de forma gradual. Se espera que se compatibilice su uso con anteriores versiones y los dispositivos adaptados a ellas, y que no haya necesidad de aplicar grandes inversiones o cambios en la infraestructura. 

El papel de la tecnología Wi-Fi en el impulso a la digitalización de la sociedad es clave. En un informe encargado por la misma Wi-Fi Alliance se estima su volumen de mercado en 1,96 billones de dólares en 2018, con perspectiva de situarse en los 3,47 billones de dólares en 2023. Aunque difícil de medir con exactitud, según se reconoce desde el propio organismo, el valor económico de esta herramienta da la medida de su relevancia para la sociedad, de cómo la mejora en la cobertura y en la velocidad ha ido cambiando los hábitos de los usuarios. El Wi-Fi es una de las contribuciones clave para el impulso de los procesos de digitalización que hoy en día están sacudiendo las organizaciones y admnistraciones.

En este escenario, con una sociedad ya familiarizada con las redes y su uso, el nuevo estándar está especialmente pensado para reforzar su empleo en entornos de alta densidad. El Wi-Fi 6 emplea una amplia gama de capas físicas y de control de acceso al medio, que se combinan con tecnología MIMO multiusuario de salidas y entradas múltiples. Otra de sus mejoras significativas es que admite hasta ocho flujos espaciales. Esto posibilita que más usuarios se conecten a los puntos de acceso de forma simultánea mientras siguen proporcionando un alto rendimiento. Esto permite una buena respuesta en situaciones de alta demanda de conectividad, como eventos masivos tipo partidos o conciertos, o espacios del estilo de aeropuertos o centros comerciales. 

La futura generación usa el espectro disponible de manera más eficiente y reduce significativamente el retardo, lo que mejora la calidad de las conexiones con aplicaciones sensibles a la latencia o que requieran de un uso intensivo de ancho de banda. Es, por tanto, óptimo para el trabajo con tecnologías avanzadas como realidad virtual y aumentada, retransmisión en UHD o 4K o en entornos de IoT. En este último caso, resulta de especial interés cómo la tecnología ayuda a reducir el consumo de batería en los dispositivos habilitados para su uso gracias a funciones como 'Target Wait Time' o TWT. 

La capacidad mejorada del Wi-Fi 6 se percibe especialmente cuando se compara con el anterior estándar. Por ejemplo, en eventos masivos donde sería complicado emplear Wi-Fi 5 sin que se congestionase, se prevé que el nuevo modelo se desempeñe sin problema al posibilitar más conexiones por punto de acceso y más transmisiones simultáneas. Para la misma cantidad de usuarios y la misma zona de cobertura, explican desde Huawei, la cantidad de infraestructuras de acceso que requiere el Wi-Fi 6 es significativamente menor en comparación con los estándares anteriores, con el consecuente ahorro económico

Historia del Wi-Fi 6

El Wi-Fi 6 no siempre se ha llamado así; de hecho, hace relativamente poco tiempo que ha sido bautizado. La Wi-Fi Alliance oficializaba esta denominación el pasado mes de octubre, con el objetivo de simplificar los nombres para hacerlos más sencillos tanto para los usuarios como para todos los agentes involucrados en su gestión y comercialización. Así, el futuro Wi-Fi 6 es el anteriormente conocido como estándar 802.11ax. El cambio en los nombres también se ha aplicado a los estándares previos de Wi-Fi: la tecnología 802.11ac ha pasado a ser Wi-Fi 5 y la 802.11n, Wi-Fi 4.

El desarrollo del Wi-Fi 6 empezó a gestarse en mayo de 2013 en el seno del grupo de estudio de WLAN de alta eficiencia, una unidad dentro del grupo de trabajo IEEE 802.11 que comenzó a estudiar la mejora de la eficiencia del espectro para optimizar el rendimiento en escenarios de alta densidad de usuarios por punto de acceso. El proyecto 802.11ax como tal se inicia un año más tarde, en mayo de 2014, con Osama Aboul Magd, de Huawei, como líder del grupo WLAN IEEE 802.11ax. Para este, “el Wi-Fi 6 es esencial para transformar la manera en que admitimos las aplicaciones en las redes de Wi-Fi de hoy". Osama pone el foco en su fuerte: "su implementación permite una experiencia de usuario nueva y mejorada en escenarios de implementación densos en comparación con la de generaciones de Wi-Fi anteriores".

En un momento en que las previsiones de incremento en las conexiones no dejan de aumentar y cuando el 5G parece dominar todas las conversaciones en lo que a tecnología de redes inalámbrica se refiere, el Wi-Fi 6 se apunta como un activo estratégico que los responsables tecnológicos de las organizaciones y de la administración deben de considerar en sus planes. 

Más información en este enlace



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios