CIO

Claves para que el CIO logre el equilibrio entre la vida laboral y personal

Los CIOs luchan por el equilibrio entre la vida laboral y personal ahora más que nunca, pero es más difícil de lo que parece.

contratación

El equilibrio entre el trabajo y la vida privada, el principio general por el que se divide uniformemente el tiempo y la atención entre el trabajo y las actividades personales, beneficia por igual a los individuos y a las empresas.

Un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada puede mejorar la salud, la productividad, la retención del trabajo y la rotación, y a su vez evitar el agotamiento emocional, dicen los directores de informática con experiencia. Sin embargo, lograr un equilibrio saludable entre la vida personal y el trabajo profesional parece más inalcanzable que nunca.

Las repercusiones económicas y sociales de la pandemia del COVID-19 han dado a los CIO más oportunidades y responsabilidad en la sala de juntas, y han ejercido una presión adicional sobre los equipos de entrega de proyectos para acelerar los programas de transformación digital de varios años. Las expectativas de las empresas respecto a los equipos de TI han aumentado, pero esto representa en sí mismo una especie de arma de doble filo.

 

Los CIO, el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y una pandemia mundial

Al igual que muchos ejecutivos de tecnología, Jason James, CIO del proveedor de software NetHealth, dice que se lanzó a trabajar al comienzo de la pandemia, "en retrospectiva, porque era una de las pocas cosas que podíamos controlar". Admite que el trabajo se convirtió en una salida, pero insostenible.

"Trabajaba hasta la hora de comer, por las noches y los fines de semana, y dormía mucho menos de lo que debería", dice. "Mi familia no recibía la atención que merecía. Puede que tuviera éxito como CIO, pero no estaba en la cima de mi vida como padre o marido".

James elaboró un plan para que el trabajo fuera más equilibrado, estableciendo límites para revisar los correos electrónicos y los mensajes, y sacando tiempo para las pausas del almuerzo para salir a la calle. Pero seguía siendo difícil desconectar, ya que el trabajo a menudo se llevaba el tiempo de la familia.

Para Tariq Khan, director de información digital del distrito londinense de Camden, el equilibrio entre la vida laboral y la personal es algo totalmente distinto. Al comenzar su primer trabajo como CIO el año pasado, Khan tuvo que compaginar el trabajo con la educación de los niños en casa durante el cierre nacional del país, conocer a nuevos colegas virtualmente y poner en marcha servicios gubernamentales con recursos limitados.

"Podría haber sido mejor", admite. "Ha sido una curva de aprendizaje pronunciada, además de que ha habido mucha demanda reactiva en los servicios del gobierno local durante la pandemia, lo que ha aumentado la carga de trabajo".

 

Trabajar de forma aislada mientras se dirigen equipos

Otros directores de sistemas de información expresaron sus dificultades para trabajar aislados, señalando la falta de contacto humano, la naturaleza transaccional de las videoconferencias y, sin embargo, la misma presión para dirigir, motivar y apoyar a los equipos, así como a un ecosistema de socios.

Para algunos, luchar contra el ansia de hacer más ha sido difícil, incluso durante el tiempo de inactividad. Michelle Kearns era nueva en su puesto cuando se incorporó a Boots Ireland como directora de TI el año pasado, tras haber pasado 16 años en el servicio de médicos de familia Caredoc, más recientemente como su CIO. Admite que ha sido todo un reto conseguir una buena impresión en un nuevo trabajo y mantener cierta normalidad en casa.

"Incluso cuando estaba de vacaciones anuales este año, al ser tan nueva en la empresa, teníamos un proyecto en marcha y llamaba al final de la tarde para ver cómo iba", reconoce Kearns. "En parte era porque era muy nueva, pero también quería que el proyecto tuviera éxito. Creo que puede ser bastante difícil desconectar".

Esta desconexión llegó de forma más abrupta para el director de informática de la Oxford Said Business School, Mark Bramwell, cuando un ataque al corazón el pasado mes de mayo le obligó a evaluar las prioridades de su vida. Describe el suceso, del que ya está totalmente recuperado, como una "llamada de atención" para cuidarse mejor.

"He aprendido que los resultados no dependen únicamente de la intensidad y la duración del trabajo, sino de cómo se prioriza, se delega y se trabaja de forma inteligente", admite Bramwell, que también aboga por trabajar según una serie de valores personales.

"Definitivamente, he establecido nuevos límites para mi jornada laboral, he aprendido a decir más "no" y a proteger mejor un poco de "tiempo para mí" en mi agenda para trabajar, reflexionar, planificar y hacer ejercicio".

 

Para lograr el equilibrio entre la vida laboral y personal, hay que establecer prioridades

El equilibrio entre el trabajo y la vida privada puede lograrse mediante la delegación y la priorización, así como estableciendo límites claros y tomando descansos, dicen los CIO. Pero también se trata, como describe Khan, de tener una idea clara de lo que se quiere conseguir.

Alguien le describió una vez su bandeja de entrada como "tu lista de tareas pendientes controlada por otras personas", por lo que es importante “tener un conjunto claro de prioridades estratégicas de estrella del norte que dicten cómo planificar el día", dice Kahn. "Uno de los bienes más valiosos que tenemos para gastar es nuestro tiempo y atención. Así que es importante invertirlo sabiamente".

Jot Sehmbi, directora de transformación digital de la Universidad de Essex (Reino Unido), ha procurado hacerlo estableciendo hábitos diarios, delimitando el tiempo protegido, pero también emprendiendo nuevas aficiones fuera de su trabajo diario.

"He completado algunos puntos de la lista de aficiones, como volver a tocar el piano y el ajedrez con un club habitual", explica Sehmbi. "Tener una actividad programada en la que un grupo depende de tu participación ayuda".

Para Jasper McIntosh, CIO de The Gym Group, el equilibrio ha consistido en establecer una hora de finalización por la noche, bloquear tiempo en el día para alejarse de su escritorio y hacer tiempo para conversaciones informales con los miembros del equipo.

"Cuando las cosas estaban realmente marchando a una velocidad de récord, te encontrabas con que te pasabas 12 horas al día hablando", dice McIntosh, "pero siempre era sobre un asunto de trabajo. Simplemente no se involucraba el lado derecho de tu cerebro".

Estas conversaciones pueden formar parte de algo más grande, y Kearns, de Boots, y Bramwell, de la Oxford Business School, afirman que crear confianza, transparencia y autonomía en los equipos puede ayudar a todas las partes. Tom Catalini, director de informática del Museo de Bellas Artes de Boston, va un paso más allá al sugerir que las recompensas por un trabajo bien hecho pueden propiciar un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personal.

"Si alguien del equipo tiene que hacer un esfuerzo extra para realizar un trabajo, quiero que lo compense con una comida larga, una tarde libre o un día extra de vacaciones, y pronto. Convertir esto en una política explícita es tan importante como modelar el equilibrio", afirma Catalini.

James, de NextHealth, que recientemente se convirtió en el primer empleado masculino de la empresa en tomar una licencia parental remunerada, dice que esto se remonta a las habilidades "más blandas" requeridas por los CIO hoy en día, como la empatía y la flexibilidad, que a su vez pueden conducir a una mejor retención del talento.

"Las personas son algo más que su trabajo y la pandemia está obligando a muchas empresas a asumirlo", afirma James. "Muchos trabajadores están presionando para tener roles que les permitan tener una mayor flexibilidad en sus carreras y las empresas que adopten eso retendrán y atraerán a los mejores talentos".

Para Catalini, la conciliación de la vida laboral y familiar es, en última instancia, una cuestión de inteligencia. "Una vida más equilibrada no sólo es útil, sino que es esencial para alcanzar todo el potencial. No sólo ser más feliz es tan importante como tener éxito, sino que ser más feliz y estar más equilibrado en realidad conduce a mayores niveles de éxito".



Próximo Webinar

Revista Digital CW noviembre

Partnerzones IDG
Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Especiales IDG:
Ya disponible en IDG Research:

 

Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Documentos ComputerWorld