Actualidad
Tendencias
Accenture
Logística

Las interrupciones en la cadena de suministro tienen un precio para Europa: 920.000 millones

Según Accenture, las interrupciones en la cadena de suministro derivadas de la pandemia y la invasión rusa podrían suponer una pérdida potencial del 7,7% del PIB de la zona euro para 2023

cadena suministros

Todo acto trae consecuencias inherentes. Así, según el informe más reciente de Accenture, los desafíos a los que se enfrenta la cadena de suministro derivados de la pandemia y la invasión rusa de Ucrania podrían provocar la pérdida de 920.000 millones de euros del PIB de la zona euro para 2023. Una pérdida potencial que se traduce en un 7,7% del producto interior bruto. Publicado en el marco de la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, el informe, De la disrupción a la reinvención: el futuro de la cadena de suministro en Europa, establece tres posibles escenarios de cómo podría desarrollarse la guerra durante el próximo año. Además, este analiza el posible impacto de cada uno en la eurozona en términos de costes y plazos para la recuperación.

 

Impacto significativo en la economía

La interrupción de la cadena de suministro que provocó la COVID-19 costó a las economías de la eurozona 112.700 millones de euros en PIB en 2021, según los datos de Accenture. Antes de la guerra, la escasez de suministros de materiales, la crisis del sector logístico y las presiones inflacionarias ya ponían en riesgo el repunte económico en Europa y, por precaución, los mercados acumularon un exceso de provisiones. La invasión rusa de Ucrania ha agravado la situación. Por ejemplo, ahora se prevé que la escasez de semiconductores, que se esperaba que se resolviera en la segunda mitad de este año, persista en 2023. Una guerra prolongada podría llevar a una pérdida adicional del PIB de hasta 318.000 millones de euros en 2022 y 602.000 millones de euros en 2023, mientras que la inflación podría crecer hasta 7,8% en 2022 antes de disminuir en 2023.

"Aunque los expertos consideran que Europa evitará la recesión este año, la combinación de la COVID-19 y la guerra en Ucrania tiene el potencial de impactar significativamente en la economía de Europa, causando una desaceleración del crecimiento económico", señala Jean-Marc Ollagnier, CEO de Accenture en Europa. "Si bien antes de la guerra se esperaba la normalización de la cadena de suministro en la segunda mitad de 2022, ahora no esperamos que esto suceda antes de 2023, tal vez ni siquiera hasta 2024, dependiendo de cómo evolucione la guerra".

 

¿Cómo resolver el problema?

Resolver los problemas de la cadena de suministro será fundamental para la competitividad y el crecimiento en Europa. Según el informe, hasta el 30% del valor añadido total de la eurozona depende del funcionamiento de las cadenas de suministro transfronterizas, ya sea como fuente de materias primas o como destino de la producción. El informe señala que se requiere una reinvención de las cadenas de suministro para abordar un cambio de paradigma: las cadenas de suministro se diseñaron principalmente para optimizar los costes, mientras que en el contexto actual también deben ser más resilientes y ágiles para responder a la incertidumbre, mientras que se convierten en una ventaja competitiva clave para permitir el crecimiento futuro. Destacan tres áreas clave: resiliencia, las cadenas de suministro deben ser capaces de absorber, adaptarse y recuperarse de las interrupciones cuándo y dónde ocurran; relevancia, estas deberán estar centradas en el cliente y ser ágiles para que puedan adaptarse de manera rápida y rentable a los cambios en la demanda; y, por último, sostenibilidad, deben apoyar y acelerar las agendas de sostenibilidad de las organizaciones.

El presidente de Accenture en Portugal e Israel, Domingo Mirón, no ha dudado en señalar que “la guerra en Ucrania tendrá un impacto significativo, aumentando la cantidad y la duración de las interrupciones. La gravedad dependerá de cómo evolucione la guerra, pero se requiere, como mínimo, una reinvención, ya que se está formando un nuevo orden económico en medio de un entorno inflacionario, una mayor regionalización, la transición energética y un mercado de talento limitado. Mejorar la eficiencia energética y fomentar la transición a fuentes de energía verde será fundamental para lograr la seguridad. Y la capacidad de atraer, retener, volver a capacitar y mejorar las habilidades de las personas se está convirtiendo en uno de los problemas más apremiantes de esta década”, ha concluido.



Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

PLATAFORMA Whitepapers


Registro:

Eventos: