Desarrollo

Consejos para dirigir con éxito a los desarrolladores de software

Los desarrolladores tienen capacidades únicas que son muy potentes cuando se comprenden. Así es como los líderes inteligentes pueden sacar el máximo provecho de un equipo de desarrollo.

código binario

Los desarrolladores son profesionales caracterizados muchas veces por su malhumor y por no soportar que les interrumpan. Tienden a querer seguir trabajando hasta que llegan al objetivo que se han propuesto. Eso está muy bien, a no ser que hayan perdido de vista el escenario general. ¿Qué debe hacer un líder de TI? Las siguientes perspectivas le ayudarán a entender mejor qué motiva y desconcierta a los desarrolladores y cómo pueden convertirse en el directivo que el equipo necesita.

 

Cuidar la conciencia empresarial

Una de las tareas críticas para todos los directivos es proporcionar una visión estratégica superior a las personas que trabajan en las tareas de nivel inferior. Esto es especialmente importante (y desafiante) cuando se trabaja con desarrolladores porque su trabajo exige una atención cuidadosa y centrada.

Los desarrolladores tienen que dominar una enorme cantidad de complejidad que puede excluir el contexto más amplio, lo que da lugar a una especie de miopía. El trabajo en sí mismo es suficiente para ocupar incluso la mente más ambiciosa y activa, por lo que es especialmente importante que los líderes proporcionen el canal bidireccional entre la codificación diaria y la dirección más amplia.

Esta es una tarea delicada. Pedir informes de progreso, ofrecer orientación o, lo que es peor, cambiar el rumbo, suelen ser cosas muy poco bienvenidas. La forma correcta de involucrar a los desarrolladores en el diálogo estratégico es un equilibrio. Aquí es donde es importante el meta-compromiso. Preguntar a los desarrolladores sobre cómo es la carga de reuniones y cómo se sienten de comprometidos con los objetivos más amplios es una buena forma de afinar el equilibrio. También ayuda a que piensen en las cuestiones más importantes.

Cuidar a los desarrolladores que tienen tanto la excelencia tecnológica como la conciencia empresarial es algo enormemente valioso para el líder, la empresa y el propio desarrollador.

 

Transmitir el espíritu de la empresa

Aunque es valioso transmitir la estrategia y el valor empresarial a los desarrolladores, hay que poner foco también en comunicar el propósito de la compañía. La estrategia se compromete a apoyar la misión. La misión es la razón de ser de la propia empresa.

¿Tiene la empresa una declaración de objetivos potente? ¿Está la esencia de la misión bien distribuida en las filas? La rectitud o la bondad de la empresa debe infundirse en la actividad de todos. Los desarrolladores son especialmente complicados, ya que suelen ser bastante resistentes a lo que a menudo ven cínicamente como un adoctrinamiento. Sin embargo, la sensación de legitimidad es tan necesaria para la satisfacción de los desarrolladores a largo plazo como la de cualquier otra persona.

La clave para dar sentido a los desarrolladores es entender el siguiente punto sobre la creatividad e integrarlo. El valor inherente que los desarrolladores obtienen de la codificación puede integrarse con el propósito empresarial más amplio. Unir el propósito y la creatividad es una fuente importante de impulso a la excelencia para los desarrolladores.

 

Fomentar la creatividad

La voluntad de crear de los desarrolladores es fuerte, pero puede ser difícil de percibir, ya que la creatividad a menudo se ve oscurecida por la naturaleza tecnológica del desarrollo. Los desarrolladores se comunican con un extraño conjunto de siglas que oculta el espíritu artístico que hay detrás. Aprender a percibir y alimentar ese espíritu es un tipo especial de liderazgo que los desarrolladores sabrán apreciar.

El mero hecho de ser consciente de la vida creativa de los desarrolladores es importante. No solo ayudará a entender de dónde vienen, sino que conducirá a políticas y decisiones que apoyen esa creatividad y de ahí saldrá un beneficio real para los resultados. El espacio y el tiempo para innovar redundarán en un mejor software que maneje las vicisitudes del negocio. Para ser ágil, es necesario que la creatividad humana de los desarrolladores se plasme en el medio del código, mitad máquina/mitad pensamiento.

Quizás la característica más importante que el líder debe tener en cuenta aquí es darse cuenta del apego que los desarrolladores tienen a su trabajo. Afecto podría ser una palabra mejor que apego. Construir algo que se considera hermoso y digno en sí mismo tiene su propio ímpetu. La interrupción de este ímpetu debe realizarse con un toque suave, y no como si se cambiara de pestaña en el navegador. Si es posible, lo mejor es un reajuste gradual.

Los desarrolladores trabajan con máquinas, pero ellos no son máquinas. Al mismo tiempo, que los desarrolladores mejoren la comprensión del contexto, tal y como se ha comentado anteriormente, es de gran ayuda para que entiendan la necesidad de reorientación, ajuste y planificación. Esta comprensión ayuda a reducir la frustración y la sensación de pérdida de tiempo sin sentido.

 

Dejar espacio para el fracaso

A pesar de su dominio de la complejidad, los desarrolladores son propensos a sentir que no están realmente a la altura de su trabajo: el extraño fenómeno conocido como síndrome del impostor.

Este tipo de inseguridad es más común entre los desarrolladores noveles, pero le sorprendería saber que hay programadores consumados que aún reconocen haberse topado con ella. Incluso los programadores exitosos pueden verse agobiados por la incertidumbre que les genera su capacidad para gestionar todo lo que se les presente.

El estilo de cada líder es diferente, por supuesto. También lo es el de cada desarrollador. En lugar de una regla dura y rápida como evitar las críticas duras o promover el reconocimiento, simplemente es bueno tener en cuenta el tipo de dificultad con la que los desarrolladores se enfrentan en su trabajo diario. El camino de la ejecución rara vez es una línea recta para un desarrollador. A menudo tienen que recurrir a una fuerza inspiradora para llegar hasta allí, y esto puede ser aterrador cuando se ciernen los plazos.

Incluso si cree que no hay forma de que una persona esté insegura sobre su capacidad de ejecución, es útil recordar que en algún momento lo estuvo. Están seguros porque han pasado por ello y han desarrollado mecanismos para afrontarlo.

Además de la concienciación por parte de los directivos, un buen enfoque es fomentar la comunicación entre los desarrolladores. En resumen, animara los que tengan más experiencia a compartir sus vivencias con los más advenedizos, sobre todo con la voluntad de reconocer los errores. La capacidad de dar a conocer los errores en un entorno seguro es, por tanto, algo importante que los líderes deben cultivar. Si se ofrece la posibilidad de fracasar, con la sensación de que existen barreras de seguridad, los desarrolladores prosperarán. El fracaso es una parte importante de toda empresa e innovación, y especialmente para los desarrolladores.

 

Fomentar las pausas

He aquí una idea práctica: cuando los desarrolladores se enfrentan a bloqueos se estancan. Por lo general, el bloqueo es creativo y no puede resolverse con una pala y un martillo más rápidos. Hay que saber cuándo hay que propiciar una pausa. Es contraintuitivo, pero muchas veces el avance que busca un programador no se encuentra trabajando más duro, sino distanciándose del problema.

Los propios programadores suelen pasar por alto este punto. De hecho, se resisten activamente a ello cuando se enfrentan a un reto difícil. Creen que seguir machacando el asunto es el camino hacia un avance.

A pesar de que una y otra vez lucharán contra una dificultad aparentemente inabordable, creyendo que lo que dará resultado es hacer un mayor esfuerzo, hacer una pausa puede hacer que de repente se resuelva un asunto. A veces, lo que parecía una deficiencia sistémica (un fallo en el diseño, tal vez) resulta ser una palmadita en la cara, como un error en la capitalización de una variable.

Al estar fuera de las trincheras, puedes ayudar a tener en cuenta lo que los propios desarrolladores olvidan: la naturaleza no lineal de su trabajo. El éxito es una unión de esfuerzo y creatividad. A veces, el objetivo no puede alcanzarse con un esfuerzo directo y debe esperar a que se produzca una mayor percepción. Sea un líder que ayude a recordar esto y sus desarrolladores se lo agradecerán.

 

Proporcione equilibrio

Los desarrolladores sufren de descontento, estrés y agotamiento en un alto porcentaje. Todo lo que pueda hacer para mitigar esto es bienvenido. Los desarrolladores se lo hacen a sí mismos y también están sujetos a presiones externas. Ambas fuerzas pueden ser abordadas por los directivos.

Internamente, los desarrolladores sufren una especie de tendencia obsesiva sobre la programación. En cierto modo, esto parece beneficioso para la empresa: mantener a los desarrolladores con cafeína y codificando. Pero, como es de esperar, es una receta para el agotamiento.

Si puede ser la voz del equilibrio en la vida laboral de los desarrolladores, les beneficiará tanto a ellos como a la empresa. La mejor manera de hacerlo es ser un escudo cuando se tiende un puente entre ellos y las presiones de la empresa. A menudo, lo que más se necesita no es más presión, sino una sensación de apoyo y orientación.

 



TE PUEDE INTERESAR...

Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

Aruba wp 2 Whitepapers


Registro:

Eventos: