Industria y Utilities | Noticias | 30 OCT 2018

El incipiente papel de la tecnología 'blockchain' en la industria alimentaria

La aplicación de la tecnología de cadena de bloques en el sector de la alimentación busca garantizar la trazabilidad del producto, aunque aún está en una fase temprana de su desarrollo.
alimentación
María Ramos

Son numerosas las aplicaciones para las que el blockchain se está abriendo camino. La tecnología subyacente al bitcoin, que funciona como vehículo para transmisión de información con un alto estándar de seguridad, inviolabilidad y transparencia, se está revelando como un elemento de valor para muchas y muy distintas industrias. Entre ellas, el sector alimentario

Su papel aquí todavía está en un estadío inicial. De hecho, desde el Instituto de Tecnólogos de Alimentos, el IFT, se muestran prudentes a la hora de hablar de si la aplicación de blockchain a la cadena alimentaria supondrá una revolución en el sector, debido a estas fases tempranas de desarrollo en las que se encuentran las iniciativas de este tipo. Eso no quita que reconozcan su potencial, especialmente en la parte de la trazabilidad del producto, que sigue los pasos por los que pasa el alimento hasta llegar al consumidor. Aquí, el uso de blockchain puede tener importantes repercusiones en temas de transparencia, interoperabilidad entre industrias y desinstitucionalización.

Chris Drake, analista de la compañía GlobalData, pone el foco en la colaboración entre distintos sectores para acercar la tecnología blockchain a la industria alimentaria, incidiendo en que esta sinergia entre industrias "se está convirtiendo en la norma, con iniciativas específicas que vinculan a líderes en TI, startups tecnológicas, empresas la alimentación, ONGs e integradores de sistemas". La aplicación del blockchain ayudará, en este contexto, a mejorar la visibilidad de los procesos y contratos establecidos a lo largo de la cadena de alimentación. Ayudará también a detectar posibles fraudes o ilegalidades, y a facilitar el seguimiento y recogida, en caso necesario, de productos en mal estado. 

Un ejemplo del cruce de industrias del que habla Drake está en la compañía IBM. El gigante tecnológico tiene en el desarrollo de blockchain uno de sus vectores de negocio y, en concreto, cuenta con diversos proyectos centrados en su aplicación en el sector del alimento. Este mismo mes ha anunciado que su iniciativa Food Trust, una red que busca mejorar la trazabilidad en transparencia y eficiencia, está ya disponible, tras 18 meses en pruebas.

Entre los que se han sumado a su uso está la cadena de supermercados Carrefour, que lo empleará en una selección de productos de su marca. El objetivo: aumentar la confianza del consumidor. La compañía espera expandir el uso de blockchain a todas sus marcas a nivel global en el año 2022. Pero el camino a la generalización de esta herramienta en el sector del alimento no parece fácil.

Para Drake, los éxitos iniciales no son garantía de nada, y hay varios obstáculos importantes que pueden paralizar su expansión, entre los que cita "la persistencia de los intereses de la industria arraigados, costes de operación y despliegue potencialmente prohibitivos, y el desafío de verificar la autenticidad de los datos suministrados a la cadena de bloques". Habrá que esperar para comprobar si la tecnología de cadena de bloques consigue consolidarse como estándar en la industria alimentaria, o se queda en una promesa por explotar.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios