Industria y Utilities | Noticias | 24 JUN 2021

La escudería de F1 Aston Martin logra la optimización de costes que le exige la FIA

Tags: Software
El software de IFS le permite optimizar sus operaciones y ajustarse a las nuevas exigencias impuestas por la FIA en materia de costes.
Aston Martin F1
Redacción

Mantener los costes es esencial en cualquier negocio, y el deporte tampoco iba a ser menos. En especial, un mundo como el de la F1, donde los costes se disparan con tal de escalar posiciones en las carreras.

Por ese motivo, el Aston Martin Cognizant Formula One ha adquirido el software de planificación de recursos empresariales de IFS con el objetivo de garantizar el seguimiento de sus costes y, por tanto, clarificar sus gastos en los períodos de competición. Asimismo, esta solución le permite mejorar su toma de decisiones, en cuanto a inversión y desarrollo, con el respaldo de informes de operación, financieros y producción.

No en vano, la tecnología IFS garantiza el cumplimiento del margen de gasto, precisamente en un momento en el que la temporada 2021 experimenta un giro de 180º, con la nueva normativa impuesta por la Federación Internacional de Automóviles (FIA), que limita cuánto puede gastar un equipo de Fórmula 1 para mejorar el rendimiento de su coche, en un año de calendario.

Así, como dato, los equipos de F1 comenzaron la presente temporada con un límite de 145 millones de dólares (120 millones de euros), que gradualmente irá reduciéndose hasta llegar a los 111 millones de euros en 2023, lo que tendrá grandes implicaciones en la operación financiera de cada equipo.

Una estrategia que supone un respiro para la escudería, pues como explica su director financiero, Robert Yeowart, “la FIA puede venir y auditarnos en cualquier momento, examinar nuestras cuentas, lo que hemos gastado, cuándo y dónde. El organismo está buscando anomalías y tendencias, para descubrir a cualquier equipo que opere más allá de los límites de coste definidos. Tenemos que estar preparados, para aportar datos de auditoría que respalden cualquier inspección”.

Además, gracias a la solución de IFS, Aston Martin tendrá acceso a información sin precedentes, como una visión objetiva de cuánto podría costar una actualización, en comparación a otra, o cuál es la mejora de rendimiento resultante en cada caso.

A esto hay que unir que la FIA también exige que los equipos realicen un seguimiento del inventario para garantizar que el coste de las piezas se asigna al año contable correcto, incluyendo la evidencia de cuándo se utilizan las piezas por primera vez, con un sistema de seguimiento de código de barras. Todos los datos necesarios se enviarán a través de IFS.

“Sabemos exactamente dónde está nuestro inventario, cuándo usamos una pieza por primera vez, cuántos kilómetros ha hecho, cuánta vida le queda y cuándo debemos considerar su reemplazo”, asegura Yeowart. "Hacia el final de la temporada, todo esto es absolutamente crítico, ya que es posible que hayamos tenido daños por accidente y estemos al límite".

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios