Industria y Utilities | Noticias | 08 OCT 2018

Puntos sensibles a la hora de optar por un enfoque DevOps

Este nuevo modelo se está implantando con fuerza, pero en su desarrollo hay que considerar varios temas clave.
devops
Redacción

En los últimos tiempos se ha hablado mucho de una tendencia para la empresa desde el punto de vista de TI: el enfoque DevOps. Este busca una integración entre la parte de desarrollo y la de operaciones, con la vista puesta en una mejor eficiencia de los sistemas. En DevOps se emplean herramientas tecnológicas, especialmente en la automatización de tareas, para mantener un flujo continuado de mejoras tecnológicas y agilizar los procesos de relación entre compañía y cliente, manteniendo una mayor vinculación entre todos los equipos de la empresa.

El cambio a este modelo está en boga, de tal modo que las predicciones apuntan a que moverá 12.850 millones de dólares en 2025. Pero como todas las tendencias, en DevOps no es todo positivo. A la hora de plantearse adoptar este enfoque, los responsables de toma de decisión en las empresas deben de tener en cuenta varios puntos sensibles.  

· DevOps es un enfoque, no un conjunto de herramientas. Para que una empresa tenga un planteamiento DevOps no llega con trabajar con una serie de elementos que facilitarán sus aspectos tecnológicos, sino que se trata de integrar una perspectiva holística. Es un cambio de la cultura de la plantilla y de la empresa que puramente la implantación de los mecanismos que permitirán integrar los equipos y automatizar y agilizar tareas. Y esto, por tanto, exige un trabajo conjunto de la parte de sistemas con el resto del organigrama de la compañía, de tal forma que la nueva visión se traslade a todos los aspectos del día a día. 

· No es rápido y no se hace en dos tardes, por lo que hay que mentalizarse que pasarse a DevOps es un proceso que requiere su tiempo y no se debe acelerar innecesariamente. Y que, probablemente, parte del personal será reacio a estos cambios, e incluso, según varios especialistas en ayudar a las empresas a realizar la migración a DevOps, pueden llegar a tomar medidas para boicotear el cambio. También puede suceder que vean que no tienen hueco en el nuevo paradigma con sus habilidades tradicionales y reúsen actualizarse. En cualquiera de los casos, el proceso se puede saldar con el descontento o la salida de parte del personal. 

· Este cambio de mentalidad y de forma de trabajar se debe realizar también en uno de los terrenos más sensibles de cualquier compañía de la era digital: la seguridad. Los nuevos procesos tecnológicos no siempre se pueden proteger bajo las soluciones tradicionales, ya que se está trabajando con un paradigma en el que hay un flujo continuado de datos e información que se mueve, además, a mayor velocidad. De nuevo, esto requiere un mayor grado de integración en el trabajo entre equipos, que lleve a un modelo de responsabilidad compartida en el que la seguridad sea una política común a todo el proceso, y tanto los encargados de esta como la parte de desarrollo y operaciones confíen en el trabajo del otro. 

El establecimiento de un modelo basado en DevOps se consigue, en resumen, trabajando el cambio de cultura de la compañía, integrando a todos los equipos en este nuevo escenario y respetando los tiempos necesarios para que esta evolución se asimile en todas las capas de la organización y no solo en la parte de sistemas.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios