Liderazgo | Noticias | 10 OCT 2018

Los factores de transformación digital, entre las principales preocupaciones de la clase directiva

La tecnología cloud, la ciberseguridad o el uso de inteligencia artificial son algunos de los temas que traen de cabeza a los altos cargos de las compañías.
directivos
María Ramos

Entrar en los puestos de dirección de una empresa conlleva tener que gestionar una serie de tareas y decisiones acordes al equipo que se lidere, pero también tomar parte de otras comunes a todo el comité al frente de la organización. La firma Gartner ha actualizado su encuesta trimestral del top 10 de riesgos emergentes, y los resultados del tercer trimestre del año confirman la presencia dominante de algunas de las herramientas tecnológicas asociadas a la transformación digital, especialmente de interés para los dirigentes de la parte de sistemas. 

La tecnología cloud se confirma como una de las principales preocupaciones, aunque pierde la primera posición que tenía en el anterior informe para pasar al segundo puesto. Un cambio no exento de lógica, dado que en el primero están las regulaciones de privacidad, que con la entrada en vigor de reglamentos como el GDPR ha tenido especial relevancia en los últimos meses. La nube, además, se mantiene como tema de riesgo en un aspecto muy relacionado con el anterior: los problemas asociados a intrusiones en información sensible o restringida. También manifiestan ciertas preocupaciones sobre la prestación del servicio, esto es, que el proveedor experimente una caída y no se pueda acceder a la información. La computación en la nube es considerado, además, uno de los factores de riesgo que más impacto puede tener y más rápidamente evolucionar

En cuarta posición, tras la falta de talento y de personal cualificado para lograr los objetivos estratégicos de las empresas, figura en el listado la ciberseguridad. La preocupación, sin embargo, no viene de la mano de sufrir un ataque o no poder garantizar una buena cobertura. Los dirigentes temen los efectos de tener que revelar los incidentes de ciberseguridad en unos plazos relativamente breves; consecuencia, precisamente, de los cambios regulatorios que son percibidos como la principal amenaza emergente. Esto puede acarrear mayores impactos financieros y a nivel de reputación para la compañía. 

La inteligencia artificial es vista como un riesgo en dos de sus aspectos. Por un lado, a nivel de las habilidades requeridas. Desde la clase directiva se teme la falta de la capacitación necesaria para sacar provecho de todas las oportunidades que pueden traer estos avances. Por otra parte, preocupa que el incremento en el uso de IA en las organizaciones, tanto a la hora de tomar decisiones como en los procesos de trabajo, lleve a que se desdibujen las responsabilidades sobre los efectos de estas tecnologías. 

Si bien estos temas son preocupación de todo el equipo directivo, están directamente relacionadas con el trabajo del CIO. Es parte de su desempeño lograr que los otros agentes implicados en la gestión de la empresa tengan una visión realista de aquello con lo que hay que lidiar, y prever los mecanismos para atajar posibles problemas.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios