Liderazgo | Noticias | 15 ABR 2019

Ocho lecciones para líderes de TI extraídas de 'Juego de Tronos'

Tags: CIO TI
La popular serie de HBO, que encara su última temporada, sirve como guía para entresacar aprendizajes que aplicar en el trabajo del departamento de sistemas.
Juego de Tronos HBO
Redacción

"En el juego de tronos o ganas o mueres. No hay término medio". La frase de Cersei Lannister a Ned Stark es una buena síntesis de una serie que ahora inicia su octava y última temporada. A lo largo de las siete anteriores, los espectadores han asistido a todo tipo de argucias y dramas por hacerse por el poder. Aderezados por batallas épicas, Caminantes Blancos y dragones, cierto, pero el fondo de Juego de Tronos siempre ha sido las estrategias —si bien un poco extremas— para mantenerse en lo más alto.

Ahora que llega a su fin, los compañeros de la edición de Estados Unidos de CIO han elaborado una guía para profesionales del área de TI a partir de lo que la serie enseña sobre relaciones de poder y sobre cómo lidiar con situaciones complicadas. ¿Tu jefe es como Joffrey Baratheon? ¿Tienes un miembro de tu equipo que enreda entre la plantilla más que Meñique? De las primeras siete temporadas de la popular serie de HBO (ojo, puede haber 'spoilers') se extraen ocho lecciones sobre cómo gestionar el poder. 

1. Tratar con el típico jefe tiránico. Con sus subalternos es cruel y arrogante pero tiene detrás a miembros importantes del negocio. Ante un CEO-Joffrey, la mejor política suele ser, directamente, la ausencia de política: buscar un nuevo puesto de trabajo. El perfil de su abuelo Tywin, controlador pero sin el punto de locura, se presta a un mínimo de negociación —siempre que tus intereses no entren en conflicto con los suyos—.

2. Gestiona al rebelde brillante. Daenarys Targaryen comparte el punto de arrogancia de otros protagonistas de la serie, a la que difícilmente se puede hacer frente o intentar dar indicaciones porque se cree la elegida para desempeñar su rol y no va a tener otras opiniones o a otros compañeros en cuenta. Un profesional de este tipo tiene un importante valor para la organización, pero también hay que saber orientarlo y ponerlo en camino. Para eso, lo ideal es reconocer su valor y, a partir de ahí, llevarla al terreno propio para lograr una mejor estrategia conjunta. 

3. Protégete contra los rumores de la oficina. Una persona que maneje secretos y chismes como Lord Varys es difícil de encontrar en una empresa, pero hay ciertas informaciones que, mal gestionadas, pueden complicar el trabajo o el ambiente. Saber recopilar esta información y emplearla de forma positiva, y alejarse de los que tengan esta "habilidad" por bandera y de forma destructiva, es clave para un buen entorno. 

4. Cuidado con el colega traicionero. Meñique es el típico ejemplo del trabajador o compañero que te va a ayudar todo lo que pueda y va a pedirte que confíes en él, hasta que deje de beneficiarle —o lo que le beneficie sea dejarte en evidencia—. Este es un personaje con el que es difícil tratar, ya que sus argucias pueden fácilmente ayudarle a medrar. Ante esto, lo mejor es formar alianzas con otros compañeros para tener un grupo fiable en el que apoyarte, y contar con los Petyr Baelish del trabajo únicamente de forma funcional y en base a objetivos claramente comunes.

5. Fomenta el talento oculto. Gran parte de los profesionales de TI son 'Samwells'. El compañero de Jon Snow en la Guardia de la Noche es un tipo que podría pasar inadvertido y que no es precisamente la persona que más confía en sí misma, pero con capacidad de trabajo y cualidades que pueden ser desarrolladas para fomentar líderes o profesionales de talento. 

6. Cuidado con la trampa del liderazgo transaccional. Cersei Lannister es inteligente, está preparada para hacer lo que sea por llegar a sus objetivos pero tiene empatía nula. Además de los problemas evidentes de lidiar con este tipo de profesionales, hay otro no tan claro: están tan centrados en sus propios objetivos que no ven otras posibles amenazas o factores de influencia. 

7. Contar con un lugarteniente capaz. No es la persona en la que repararías en un primer momento. Puede parecer que no tiene las cualidades necesarias para el trabajo de un líder, pero detectar y reclutar los perfiles como los de Tyrion Lannister es un movimiento esencial para contar con un asesor de confianza.

8. Escucha a la persona que siempre te está advirtiendo. Si alguien se hubiera parado a analizar que realmente el invierno se acerca cuando Ned Stark lo avisó, los Caminantes Blancos no estarían a punto de hacerse con Poniente. Un caso muy semejante al de los especialistas en ciberseguridad, que alertan una y otra vez de riesgos y vulnerabilidades con, hay que reconocerlo, escaso éxito. Es verdad que a veces pueden resultar cansinos, pero obviar de plano las advertencias puede tener efectos desastrosos.

Puede ampliar este artículo aquí.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios