Industria y Utilities | Noticias | 15 MAR 2019

Los líderes tecnológicos son más optimistas sobre el uso de IA que la población en general

Una encuesta de Edelman apunta a que, aunque las perspectivas son mayoritariamente positivas, hay una serie de preocupaciones sobre su impacto a nivel de sociedad y en temas de trabajo.
inteligencia artificial
Redacción

El uso de inteligencia artificial está disparándose en los últimos tiempos. Según la firma de análisis Gartner, en solo cuatro años el porcentaje de organizaciones que trabajan con soluciones de este tipo ha crecido un 270%, y ya son el 37%. Su popularización empresarial va de la mano de una consideración positiva sobre su uso: los responsables tecnológicos son mayoritariamente optimistas en relación a su empleo.

Así lo apunta un estudio de la firma Edelman sobre IA, para el que se ha entrevistado a más de 300 altos cargos en roles relacionados con la parte de sistemas TI. Para el informe se ha encuestado también a un millar de ciudadanos de Estados Unidos, con el objetivo de establecer una comparativa entre cómo ven la inteligencia artificial los profesionales que trabajan en tecnología y la población en general.

Así, aunque la visión común sobre la aplicación de IA es positiva, esta se acentúa en el caso de los directivos. Frente al 91% que dicen que la inteligencia artificial supondrá la próxima gran revolución en tecnología, un 84% del resto de participantes comparten esta afirmación. La IA es, para los ejecutivos, la tecnología más relevante hoy en día, por encima de 'cloud', 'big data' e IoT. 

En general, hay consenso sobre las aplicaciones en las que son especialmente beneficiosas las distintas formas de IA. Para los dos grupos, estas serían el desarrollo de hogares inteligentes, la optimización en fábricas y manufactura y la creación de tecnologías de asistencia en el hogar para gente mayor. 

Esto no quita que haya una serie de preocupaciones sobre su impacto social, así como en los negocios y a nivel de administración pública y gobierno. Cerca de la mitad de los participantes (un 43% de ejecutivos y un 54% de la población general) creen que la IA podría tener consecuencias negativas entre las clases más pobres; en el eje contrario, un 23% de la ciudadanía encuestada y un 33% de los directivos opinan que les resultará beneficiosa. Este último porcentaje se incrementa hasta el 67% y el 75%, respectivamente, cuando se habla del impacto de la IA entre las personas mejor posicionadas económicamente. 

Otra de las principales preocupaciones es que el auge de la IA conlleve un mayor aislamiento social, a medida que las herramientas inteligentes se desarrollen y adquieran características más humanas. También se teme que se mengue el potencial creativo y la libertad de pensamiento e, incluso, a que al aumentar las capacidades cognitivas y de raciocinio de la IA, se contribuya a una pérdida de las habilidades intelectuales de la población en general

En relación al uso de inteligencia artificial para realizar vídeos o contenidos en los que se falsifica o reinterpreta la realidad, la opinión de ambos grupos de encuestados es que puede llevar a una desconfianza generalizada en todo tipo de informaciones, lo que resultará muy dañino para la confianza pública; incluso se opina que puede llegar a generar un conflicto armado. Sin embargo, también hay un porcentaje de participantes (39% de ejecutivos y 26% de ciudadanos) que opinan que la IA se puede emplear para desenmascarar este tipo de contenidos. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios