Blockchain
Tecnología

Seis cosas que los CIO deben saber sobre los NFT

Los tokens no fungibles (NFT) han captado la atención de inversores y empresas por igual. Pero antes de lanzarse, hay que entender las ventajas y los riesgos potenciales.

blockchain

Empresas como Anheuser Busch (empresa matriz de Budweiser) y Adidas se han lanzado de cabeza al mundo de los NFT, con un éxito aparentemente enorme. A las 19 horas de su lanzamiento en enero, la colección de 11.000 NFT de Budweiser se agotó, lo que supuso para la empresa 4,8 millones de dólares.

Un análisis del mercado de los NFT, que no hace un seguimiento de todas las ventas, sigue indicando lo enorme que es la oportunidad de negocio: cada 24 horas se negocian más de 77 millones de dólares en ventas de NFT, lo que supone una oportunidad evidente para las empresas.

El atractivo de las grandes cantidades de dinero y la atención de los medios de comunicación pueden atraer a las organizaciones al concepto de los NFT. Pero antes de lanzarse de lleno a desarrollar su propia colección, es importante entender los riesgos y las recompensas.

1. ¿Qué son los NFT?

Siempre ayuda entender en qué se está invirtiendo potencialmente antes de lanzarse de cabeza. "Lo que la mayoría de la gente ve como un NFT es arte", dice Nick Donarski, fundador de ORE System, con sede en Madison, Wisconsin, que gestiona un mercado de NFT. Pero una NFT es, en realidad, algo que está entre bastidores. Las tres letras significan token no fungible, "y todo lo que significa es que representa una instancia en cualquier blockchain que se haya creado", dice Donarski.

El blockchain (cadena de bloques) es la tecnología subyacente que impulsa gran parte de lo que sus defensores denominan Web 3.0, una visión futura descentralizada de Internet, que arrebataría el poder a algunas de las grandes marcas que la han dominado durante las dos últimas décadas y lo pondría en manos de la gente corriente. "La mejor manera de pensar en blockchain es que es una base de datos distribuida", dice Donarski. "Los NFT no son más que marcadores dentro de la base de datos, asociados a cualquier dato".

En otras palabras, un NFT es básicamente una imagen, en un lugar específico, en la base de datos de la blockchain.

2.  Los NFT pueden ser un riesgo informático

Para los CIO, uno de los riesgos de los NFT es central en el diseño de la infraestructura. "¿Dónde guardamos el cripto que obtenemos cuando se vende ese NFT?", se pregunta Donarski. "¿Cómo convertimos ese cripto en una moneda fiduciaria? Esa es una matriz de riesgo que se construye para el negocio".

Luego, si decides utilizar las NFT como un registro de documentos dentro de tu negocio, tienes que añadir otra matriz de riesgo: entender y construir una arquitectura de blockchain para gestionar eso.

Además, los NFT están vinculadas a claves privadas, que son un único punto de fallo, así como un potencial punto de entrada para los ciberladrones. Este escenario de todo o nada los convierte en una propuesta bastante arriesgada. "La gestión de las claves privadas va a ser uno de los mayores obstáculos que tiene que gestionar el CIO", dice Donarski. "Existe el riesgo de que si se revelan o se piratean, son las claves de todo en ese mundo criptográfico".

Para mitigar ese riesgo, Donarski cree que los CIO deberían pensar cuidadosamente en cuántas claves se utilizarían. Por ejemplo, podrían mantenerse en un almacenamiento en frío con una API que interactúe con ellas pero que nunca las negocie o transmita a través de una conexión pública. El nivel de seguridad depende de la criticidad de las aplicaciones, el presupuesto, la normativa, la tolerancia al riesgo y la cantidad que la organización haya invertido en NFT.

3. La infraestructura subyacente a las NFT podría desaparecer

Una de las principales preocupaciones de todo CIO es protegerse contra la posibilidad de que un proveedor de software o de infraestructura clave desaparezca o se quede anticuado, lo que podría dejarles tirados. Los NFT no son diferentes, dice Dipan Roy, subdirector de información de la empresa británica de gestión de patrimonios London & Capital.

"La mayoría de los NFT están encriptados y almacenados con Ethereum", dice Roy, en referencia a una popular tecnología de blockchain. "Se plantea la cuestión de qué pasa con esas NFT si, en algún momento del futuro, Ethereum deja de existir".

Donarski rebate ese punto. "El mundo de los NFT parece más aterrador de lo que realmente es", dice. "La única razón por la que da miedo es porque la gente no lo entiende". A medida que más empresas entren en el espacio y comiencen a adoptar la tecnología, blockchain se convertirá en una parte más del tejido informático. "Una vez que la gente se da cuenta de que es sólo otro ordenador en la red, es mucho más fácil de digerir", ha dicho.

4. Puede que no seas dueño de los NFT que hagas

Cuando se trata de cuestiones legales, las aguas de la NFT son particularmente turbias. "Claro, tienes un token no fungible, que te da derecho a una determinada obra de arte, un vídeo o un tuit en la blockchain de Ethereum", dice Roy. "Pero, ¿en qué se traduce eso en el mundo real?".

La respuesta, de momento, no está del todo clara. Técnicamente no se puede impedir que alguien copie una obra de arte, un vídeo o un tuit del que se es propietario, lo que supone un riesgo potencial para la reputación.  Y aunque existe la posibilidad de recurrir a la justicia, el proceso es costoso y lleva tiempo, y la naturaleza opaca y anónima del blockchain significa que puede ser difícil determinar contra quién actuar.

"La propiedad digital de ese activo no te confiere propiedad física ni ningún derecho legal fuera de esa blockchain de Ethereum", dice Roy. Es algo que un pequeño grupo de inversores llegó a reconocer cuando compró un ejemplar del libro Dune de Frank Herbert. Los inversores planeaban quemar el libro físico después de convertirlo en NFT y crear una serie de animación para beneficiarse de sus derechos. ¿El problema? No poseían los derechos de la obra. Sólo el libro. "Así no funcionan los NFT", dice Donarski. "El comprador debe tener cuidado; entender lo que está comprando".

Para los CIO, expresar claramente lo que se confiere y lo que no se confiere en torno a la propiedad y la posesión de un NFT puede ayudar a frenar el entusiasmo de los colegas ejecutivos demasiado ansiosos.

5. Del mismo modo, existe el riesgo de no actuar ahora

Uno de los riesgos de no entrar en el espacio del NFT para los titulares de la propiedad intelectual (PI) es que alguien lo haga por ellos, levantando su PI en el proceso y capitalizando su valor de marca. El robo de NFT es un problema creciente, y la falta de jurisprudencia dificulta que los creadores de contenidos digitales puedan recurrir. Los propietarios de mercados legítimos, como OpenSea y ORE System, dicen que prohíben la publicación de contenidos robados, pero admiten que la aplicación de la ley es principalmente manual.

El mundo de los NFT es todavía joven y las normas sociales y comerciales aún no se han establecido del todo. "El hecho de que se afirme que algo no es fungible no significa que alguien no pueda crear otro token de esa misma obra de arte en, por ejemplo, otra blockchain, o incluso en la misma blockchain", dice Roy.

6. Podríamos estar en una gran burbuja

Las grandes cifras que se barajan parecen hacer de los NFT una propuesta de negocio que, al menos, merece la pena explorar, pero también son una buena razón para no moverse demasiado rápido.

Ya hemos visto burbujas antes en el espacio tecnológico, y quienes se muestran escépticos ante los grandes planes de futuro de los NFT hacen un llamamiento a la precaución a la hora de crearlas o invertir en ellas.

"La gente está pagando cantidades superiores al millón de dólares por una foto de un chimpancé", dice Roy. "Eso, para mí, es una señal evidente de que el valor está bastante alejado de la realidad en el espacio de los NFT".

Cuidado con el riesgo.



Registro:

Eventos:

 

Partnerzones

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Documentos ComputerWorld