Liderazgo | Noticias | 28 NOV 2018

Cómo hacer que la plantilla lidere la transformación digital

Implicar a los trabajadores es esencial para el cambio en la cultura corporativa, y puede contribuir a agilizar enormemente el proceso de evolución.
workplace
María Ramos

A la hora de apoyar la popularización de las herramientas de transformación digital en una organización, los especialistas se ponen de acuerdo en que es necesario cambiar la cultura de la empresa hacia una cultura digital. Esto quiere decir que hay que conseguir que la plantilla integre las prácticas de la digitalización en su día a día, además de superar posibles reacciones adversas a la modernización. 

El CIO debe de ser uno de los profesionales comprometidos en esta evolución de la cultura de la empresa. Para llegar a este punto, se suelen proponer una serie de medidas o buenas prácticas con las cuales ayudar al responsable de sistemas, o a sus homólogos en el equipo directivo a los que involucre la situación, a familiarizar a trabajadores con el nuevo escenario y limar asperezas y reticencias. Sin embargo, no se trata únicamente de un tema de hacer que personal se amolde a estos cambios, sino que como apunta la analista de Gartner Jessica Knight, también hay que favorecer una adaptación de las estructuras y los procesos

Desde Futurum comparten esta visión y hacen hincapié en la necesidad de poner a las personas en el centro de la transformación digital, de tal modo que puedan, incluso, ser los que lideren el proceso. El analista Daniel Newman apunta cuatro recomendaciones para conseguir que la cultura, y con ella la plantilla de la empresa, sea el eje del paso al nuevo ecosistema tecnológico. Por un lado, los responsables de la empresa deben compartir visión y propósitos, para avanzar con un objetivo común y conseguir optimizar los procesos de negocio. Para esto, es importante tanto tener estos puntos bien definidiso como una relación fluida con los trabajadores, que los transmita fácilmente y les implique en la estrategia.

Newman plantea la necesidad de darle a la gente libertad de decisión, de tal modo que puedan seguir sus iniciativas. Los responsables deben mostrarse abiertos a estas nuevas sugerencias, además de a posibles influencias externas. Es igualmente esencial distribuir la cadena de decisiones, dando autonomía a la plantilla en su trabajo como ejemplo de la cultura de confianza y apertura. Newman explica que la transformación digital requerirá más que "simplemente emplear unas nuevas herramientas digitales", y que el éxito no se consigue sin dar el cambio también a nivel cultural, evolucionando a una estructura organizativa más abierta y colaborativa. Esto, a su vez, agilizará los procesos que se deben pasar para pasar al nuevo entorno digital. De hecho, enfatiza Newman, cuando se consigue dar ese cambio, es la parte de la plantilla la que lidera el proceso de transformación.

La cultura no es un elemento superfluo. La analista de Forrester Alyson Clarke advierte de la tendencia de muchos responsables digitales a ignorarla, al considerarla una competencia "blanda". Sin embargo, explica, "una mala cultura hará más para impedir el progreso que cualquier otro factor".



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios