Liderazgo | Noticias | 11 DIC 2018

Los CIO tienen nuevos compañeros en la junta directiva (y muy próximos): los responsables de usos éticos

Salesforce ha reclutado a Paula Goldman como jefa de usos éticos y humanos, un cargo destinado a evaluar y reflexionar sobre cómo se emplea la tecnología en la compañía.
Paula Goldman Salesforce
María Ramos

El alcance actual de las nuevas tecnologías ha abierto un debate importante sobre ética en su uso. Será uno de los grandes frentes abiertos en el sector tech para el próximo año, o así lo considera la consultora Gartner. La polémica se centra especialmente en dos frentes: el de la privacidad de los datos de los usuarios y el de cómo se emplean herramientas tipo inteligencia artificial. 

La relevancia de este tema queda reflejado en varios movimientos empresariales de este 2018. En Google, por ejemplo, las protestas de los trabajadores por la puesta a disposición de su tecnología para usos militares han llevado a que la compañía decidiese no renovar un proyecto con el Pentágono y se retirase de la carrera de otro posible contrato con el organismo, oficializando además unos principios éticos en el uso de IA. El equipo directivo de Amazon han recibido quejas similares de su plantilla por la venta de software de reconocimiento facial a la policía. En nuestro país, Telefónica ha publicado recientemente su propio ideario en relación al trabajo con inteligencia artificial.

Este tipo de decisiones involucran a toda la junta directiva, en tanto se trata de temas que tocan varias áreas: desde la puramente tecnológica, comandada por el CIO, a los beneficios económicos potenciales que puede generar o las pérdidas derivadas de un movimiento en falso. Pero ahora Salesforce ha dado un paso más hacia la gestión de estos temas. La compañía ha anunciado la contratación de Paula Goldman como su primera responsable de usos éticos y humanos. Goldman liderará el departamento del mismo nombre a partir del próximo 7 de enero, bajo la supervisión directa del jefe de igualdad, Tony Prophet. 

Una visita a la página de la empresa dedicada a su departamento ético deja clara la línea que se busca con este nuevo cargo: la creación de un marco estratégico en el que convergen leyes, política y ética, para analizar cómo debe emplearse la tecnología en Salesforce. Una visión que refuerzan con una cita de su CEO, Marc Benioff. "Sabemos que la tecnología no es inherentemente buena o mala; es lo que hacemos con ella lo que importa". Y es que Salesforce es otra de las compañías que han estado en el punto de mira este año en relación a la tecnología. Más de 650 empleados enviaban a Benioff una protesta conjunta por su contrato con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, bajo el cual la agencia emplea herramientas de la empresa de software. Semanas después, grupos de trabajadores y activistas se manifestaban delante de las instalaciones en San Francisco de la compañía. Todo esto en medio de la polémica por la separación de familias en la frontera de México que llevaba a cabo la administración de Donald Trump. 

Con el debate sobre los usos éticos de la tecnología como uno de los puntos candentes de la industria, la contratación de Goldman abre un nuevo camino. Aunque puede tratarse de una medida aislada, sin que necesariamente se vea una oleada de contrataciones de responsables de usos éticos de la tecnología, el movimiento de Salesforce es una muestra clara de que la reflexión sobre cómo se emplean las herramientas no es algo temporal, sino que requiere de recursos y atención. Un escenario que implica directamente al CIO, como responsable último de esas tecnologías. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios