Innovación
Inteligencia artificial
Educación

La educación abraza la inteligencia artificial

Aunque a priori no pudiera parecer el escenario más idóneo, la tecnología y la IA conquistan las aulas con modernos sistemas automatizados que permiten valorar mejor el rendimiento de profesores y alumnos.

educación IA

Aunque quizás consideres que las aulas no son el escenario más adecuado para aplicar tecnologías avanzadas como la inteligencia artificial (IA), lo cierto es que la educación no solo ha abrazado estas herramientas, sino que les ha otorgado un valor añadido. Y es que recientemente se han introducido sistemas de este calado con el firme propósito de automatizar procesos para facilitar tareas y valorar el rendimiento de profesores y alumnos. Las tareas administrativas y burocráticas, además de ser las más pesadas según los profesionales de la educación, conllevan mucho tiempo. Sin embargo, hoy en día, gracias a la IA y al machine learning se pueden automatizar, al menos, en buena medida. De este modo, los docentes pueden dedicar más horas a la atención personalizada de los estudiantes, lo que, sin duda, redunda en mejores resultados académicos.

 

La innovación, clave

La innovación ha demostrado ser una pieza fundamental para el correcto engranaje de los sistemas educativos y su adaptación a la vida moderna. Por ejemplo, en la última época se están popularizando en colegios y universidades los chatbots para responder preguntas frecuentes de los agentes que se relacionan con los centros educativos. Estos programas informáticos y los dispositivos sobre los que operan no pretenden sustituir a las personas, sino ayudarlas.

Otra gran aportación proviene directamente de las herramientas de colaboración como Teams, Webex o Zoom, especialmente sonadas a raíz de la COVID-19. En este caso se vale de la inteligencia artificial para crear un entorno de aprendizaje más inclusivo, a través de instrumentos de accesibilidad, como traducciones de idiomas en vivo y subtítulos. Herramientas, sistemas y plataformas que, sustentados por la innovación, han demostrado ser extremadamente beneficiosos para mantener a los más jóvenes concentrados y comprometidos, además de asegurarse de que nadie se quede atrás.

 

Calidad de la docencia y aprendizaje

El machine learning y la inteligencia artificial están contribuyendo igualmente a detectar tendencias en el rendimiento de los alumnos. Sin la intervención de estos sistemas, recopilar y procesar datos para extraer de ellos el máximo rendimiento se convierte en una tarea ardua. No obstante, gracias a la tecnología, los docentes pueden llegar hasta ese material y esos datos prácticamente en tiempo real. El estudio de vídeos para realizar análisis de sentimientos es otra posibilidad a valorar en las aulas. Mediante esta modalidad se puede determinar la calidad de la docencia y los materiales didácticos y las condiciones de las aulas. Antes de decidir cualquier transformación profunda o cambio superficial, hay que contar con datos empíricos que respalden dicha metamorfosis.



TE PUEDE INTERESAR...

Webinar ondemand

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Partnerzones

Documentos ComputerWorld

Aruba wp 2 Whitepapers


Registro:

Eventos: