Industria y Utilities | Noticias | 13 FEB 2019

Cómo pueden incorporar las pymes robótica e IA

Las empresas de menor tamaño pueden plantearse la introducción de las herramientas tecnológicas de vanguardia como un proceso complicado, pero su incorporación no tiene porqué ser traumática.
PYME
Redacción

La robótica será una de las herramientas clave en el desarrollo futuro de las fábricas. La consultora Gartner apunta a que en 2023, tres de cada diez trabajadores en estas infraestructuras tendrán robots colaborativos como herramientas complementarias de su trabajo, un proceso en el que serán claves la aplicación de inteligencia, guía y conciencia sensorial en robótica. Aunque ya se ha avanzado hasta el punto de que hay dispositivos de este tipo móviles autónomos, que pueden trabajar de forma independiente, su uso se complementa con el trabajo humano en tareas específicas, como aquellas de mayor complejidad. 

Esta es una visión que comparten diversos especialistas, como se ha comprobado en la segunda jornada Insights by GR-EX, celebrada el martes en Madrid bajo la organización de Global Robot Expo (GR-EX) y el Ayuntamiento de la capital. La cita ha servido para sintetizar cómo las pymes españolas se pueden beneficiar de determinadas tecnologías de trayectoria relativamente reciente, como la propia aplicación de la robótica como elemento complementario de la actividad de los trabajadores. 

En relación a los robots colaborativos, se ha destacado su empleo para agilizar los procesos de trabajo, al encargarse de tareas repetitivas. Frente a la posibilidad de que las pymes se muestren reacias a su uso por creer que son demasiado sofisticados, se ha destacado la facilidad en su manejo, que los hacen una alternativa capaz para personas no expertas en programación. También, en relación a estos mecanismos, se ha destacado su uso para mejorar la seguridad de los trabajadores en su desempeño. 

Entre las otras tendencias tecnológicas que las pymes pueden comenzar a incorporar está la visión artificial. Su uso para el control de calidad va de la mano de un cambio de foco, que le da mayor protagonismo a las piezas en la cadena de fabricación. La visión artificial sirve para garantizar que su producción es la correcta y evitar que salgan piezas en mal estado, lo que optimiza todo el trabajo en planta. 

La aplicación de inteligencia artificial se puede canalizar en las pymes de varias maneras. Por ejemplo, como extensión de la capacidad humana, en una tendencia muy similar a la que aboga por el uso de robótica colaborativa, un complemento del trabajo de los empleados y no su sustitución. En relación a esto, se ha planteado la necesidad de reflexionar sobre el impacto real de la IA y la robótica en un modelo de negocio, como situar al cliente en el centro de la organización mediante la IA y cómo implementar esta tecnología en la empresa para estar en sintonía con la nueva economía de crecimiento.

Las compañías de pequeño y mediano tamaño también pueden sacar ventajas del trabajo con técnicas de simulación de la realidad. Los entornos virtuales permiten agilizar los procesos de trabajo y mejorar la fiabilidad de los sistemas autónomos. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios