Industria y Utilities | Noticias | 18 DIC 2018

¿Qué aportará la digitalización en seguros a clientes y empresas?

Desde la automatización de procesos a la aplicación de analítica para detección de fraude, la nueva economía digital agiliza las gestiones tanto para las compañías como para sus usuarios.
accidente de coche
Redacción

El sector de los seguros, como tantos otros, puede beneficiarse de forma significativa de la transformación digital. De hecho, hay ya una corriente, el 'insurtech', que vincula a las nuevas tecnologías con las empresas aseguradoras, frecuentemente mediante startups especializadas que desarrollan herramientas concretas. Sin embargo, la percepción es que aún no se ha explotado el potencial de la digitalización para seguros, que los usuarios califican con un 2,4 sobre 5. 

Hay varias maneras en las que se puede integrar la aplicación de herramientas digitales en el sector seguros. La consultora McKinsey propone cinco ejemplos de casos de uso a través de los cuales se puede comprobar el valor que pueden aportar: rotura de parabrisas por un impacto de una piedra, fallo en internet porque un rayo ha estropeado el router, un golpe aparcando, un choque entre coches en un semáforo o raspaduras en la puerta del vehículo. 

En todos los ejemplos, la consultora identifica cinco partes del proceso en las que se puede emplear la tecnología: la parte de prevención, la de la primera notificación del incidente o siniestro, la automatización de la gestión de las reclamaciones, evaluación de daños y reparación y agilización de los arreglos. Cada una de estas tiene varias herramientas digitales propias que se pueden aprovechar, tanto a beneficio del cliente como de la propia empresa. Esto es, en lo que se refiere a la prevención, la aplicación de nuevas tecnologías en el sector seguros permite enviar a los clientes alertas de seguridad, además de establecer patrones en la conducción gracias al uso de herramientas de IoT.

En el momento de dar parte al seguro del suceso, la transformación digital ha posibilitado la simplificación de la comunicación. Se pueden presentar notificaciones automatizadas, por ejemplo vía telemática, o desarrollar herramientas intuitivas digitales tanto para clientes como para intermediarios. Una vez emitido el parte, las aseguradoras pueden emplear distintos mecanismos para analizar si se trata de una reclamación real o es un caso de fraude. Aquí juegan un papel importante las herramientas de analítica, con sistemas de gestión y detección que estudian cientos de casos para detectar posibles intentos de timar al seguro. Además, se posibilita un seguimiento en tiempo real de la respuesta al incidente.

La parte de evaluación de daños y reparación también se puede beneficiar de nuevas herramientas digitales, que dan la posibilidad de seleccionar y gestionar la fecha o servicio de tasación y arreglo. En el tramo final, una vez ya se ha solucionado el problema, se pueden realizar los pagos o buscar recambios para piezas dañadas de forma online, así como verificar facturas.

Estos serían los primeros pasos de cara a la implantación de herramientas digitales en seguros, a través de los cuales verificar todo el proceso y simplificarlo, tanto para las empresas como para las aseguradoras. Ejemplos de cómo las nuevas tecnologías se pueden poner al servicio de todas las partes para lograr un proceso ágil en temas normalmente tan peliagudos como los de los seguros.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios