Sanidad | Noticias | 14 ENE 2020

La analítica avanzada se integra en la investigación de enfermedades neurodegenerativas

El proyecto Sendaneu, liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria Biocruces, quiere impulsar el desarrollo de herramientas informáticas clínicas.
proyecto Sendaneu
Redacción

La tecnología es una importante aliada de la investigación médica, una relación que, en el actual entorno de transformación digital, no ha hecho sino reforzarse. Un ejemplo es el proyecto Sendaneu, en el que se trabaja en la creación de herramientas informáticas clínicas con las que avanzar en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades neurodegenerativas

Este tipo de tecnologías están pensadas para ser empleadas por profesionales sanitarios vinculados a la investigación de enfermedades como Parkinson o Alzheimer. Mediante la colaboración que se está llevando a cabo, se quiere fomentar la creación de prototipos funcionales de servicios para el personal. 

Esto se concreta en el desarrollo de técnicas y algoritmos de analítica avanzada de datos, que faciliten la caracterización del paciente dentro de un sistema inteligente. Se trata de ayudar a la plantilla de servicios sanitarios en el recorrido de todas las fases de las enfermedades degenerativas: el diagnóstico inicial, la elección de tratamiento y el seguimiento

En esta iniciativa están implicadas varias organizaciones, bajo el liderazgo del Instituto de Investigación Sanitaria Biocruces, en un modelo de consorcio en el que están presentes también el Instituto Ibermática de Innovación, i3B, y Tecnalia. Desde i3B se sitúan ya en la fase final de esta colaboración, en la que llevan inmersos desde 2018. 

El proyecto quiere conseguir varias mejoras, como la optimización del proceso de captura de datos clínicos y su posterior procesado. Para esto se emplean tres factores: el diseño de algoritmos para convertir datos no estructurados en estructurados, dentro de los cuales tendrán peso destacado las imágenes de resonancias magnéticas y el texto de las historias clínicas; el uso de estándares internacionales para el almacenamiento de datos; y el diseño de técnicas de normalización de datos, que apoyen la comparativa entre imágenes de diferentes resonancias magnéticas.

También se está fomentando la creación de un biobanco de datos e imágenes, en el que se incluya información sobre muestras biológicas, imágenes, postprocesos y diferentes datos de interés. El objetivo de esta fase es contribuir a agilizar los procesos y apoyar la colaboración entre organismos, especialmente en consorcios internacionales.

Otro aspecto clave es el desarrollo de algoritmos para extraer conocimiento y dar apoyo a los profesionales clínicos, así como en el estudio exhaustivo del marco ético y legal para el uso de herramientas de análisis de datos de pacientes y diseño de protocolos para la integración de los datos en el biobanco.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios