Industria y Utilities | Noticias | 12 DIC 2018

La digitalización en los departamentos legales, un reto pendiente

Un informe advierte que ocho de cada diez de los equipos encargados de estos asuntos en las empresas muestran un nivel escaso de adaptación al nuevo panorama digital.
justicia
Redacción

La transformación digital no está impactando por igual en todas las áreas de trabajo; ni a nivel de industrias y sectores, ni dentro de una misma empresa, en los distintos departamentos. A nivel de organización, hay muchas áreas que se pueden beneficiar de las ventajas que aportan las nuevas herramientas tecnológicas, más allá de únicamente la parte de TI. Una de ellas es la legal. Sin embargo, su grado de actualización deja que desear, según un informe de Gartner.

Los datos de la consultora señalan que un 81% de los departamentos legales no están preparados para la digitalización o, como explican, para respaldar las iniciativas que en este sentido plantean desde sus organizaciones. De este modo, se pierden importantes beneficios para sus compañías: dice Gartner que los departamentos legales "preparados para lo digital", que cuentan con los recursos actualizados y que están posicionados para respaldar los esfuerzos de negocios que ya han dado el paso a la nueva economía, pueden aumentar la entrega puntual de proyectos digitales en un 63% y el número de proyectos digitales con medidas de gestión de riesgos adecuadas en un 46%. Por no hablar de los beneficios de propuestas como las que aportan las 'regtech' en términos de facilitar el cumplimiento de la regulación.

Para la investigación, la consultora ha analizado los roles del departamento legal de más de 1.700 negocios y ha realizado un centenar de entrevistas entre personas con cargos directivos y otros interesados. 

Gartner apunta a que, con la economía digital, los departamentos legales se enfrentan a tres retos clave. Por un lado, los elementos de valor para el negocio han cambiado —y siguen haciéndolo—, incorporando elementos que necesitan cobertura legal que también está en evolución continua y varían según territorios. Es el caso, por ejemplo, de los datos de usuarios, a los que se están aplicando nuevas normativas de privacidad y seguridad que el departamento debe supervisar en su cumplimiento. El RGPD, por ejemplo, establece que los datos son del usuario y no de la empresa. El uso de redes también precisa de una reevaluación desde el punto de vista legal, explican.

Otro de los desafíos para este área es que el entorno digital agiliza la toma de decisiones y la descentraliza. Esto supone presión añadida en lo que se refiere a los controles legales tradicionales y las prácticas de gestión de riesgos. Además, se requiere de un nuevo modelo de control de la información, debido a la necesidad de incrementar la confianza del cliente; por ejemplo, con medidas de transparencia. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios