Industria y Utilities | Noticias | 16 MAY 2019

Riesgos en el empleo de tecnologías inmersivas

Un estudio de Accenture perfila los principales problemas que puede entrañar el trabajo con herramientas de realidad extendida.
realidad aumentada
Redacción

La realidad aumentada, virtual y mixta está experimentando una fase de exploración de posibles usos, más allá del puro entretenimiento o la industria de los videojuegos. Su aplicación en entornos industriales puede ayudar a completar la formación, especialmente en situaciones críticas, o a agilizar tareas de diseño y prototipado. También se ha probado en otros campos como el de la salud, en el tratamiento a pacientes con determinadas condiciones, o en 'retail', donde tiene un importante potencial en el proceso de compra del cliente. Se espera que la llegada del 5G desbloquee y popularice muchos de estos casos.

Sin embargo, hay una serie de riesgos que los responsables del trabajo con estas herramientas deben de tener en cuenta al explorarlas o integrarlas en sus procesos. Así lo explica el estudio Waking Up to a New Reality: Building a Responsible Future for Immersive Technologies, realizado por Accenture en colaboración con el grupo G20 Young Entrepreneurs’ Alliance. La investigación distingue varios potenciales daños para los individuos o la sociedad, relacionados con el uso de datos personales, la ciberseguridad, las experiencias falsas y los efectos a nivel de conducta y sociedad.
 
Mal empleo de la información personal. El uso de herramientas de realidad expandida amplía la cantidad de elementos que se pueden captar sobre los individuos, llegando al punto de patrones biométricos o de conducta. A medida que esta información se hace más específica, el documento apunta que se debe de avanzar en temas de consentimiento y privacidad y reforzar los sistemas de almacenamiento y recogida de volúmenes masivos de datos para blindar a los usuarios ante potenciales usos dañinos. 

Ciberseguridad. Relacionado con lo anterior, la captación de información más personalizada tiene riesgos añadidos si cae en las manos equivocadas. Además, en los casos en los que se dependa de estas herramientas para operaciones críticas, los ciberataques que impidan el trabajo en tiempo real pueden comprometer el proceso de forma grave.

Experiencias falsas. En plena era de las 'fake news', el siguiente paso podría llevar a que sea más difícil distinguir qué es real y qué no en las experiencias inmersivas y, a su vez, afectar de forma más profunda que hasta ahora a los comportamientos y opiniones.

Comportamientos antisociales y adicciones. Si ya hoy en día hay problemas por el abuso de tiempo dedicado a actividades como los videojuegos o el 'social media', las experiencias inmersivas pueden afectar a la salud mental de nuevas maneras. Uno de estos efectos es el auge de conductas como el ciberacoso, que con las técnicas de realidad expandida pueden encontrar nuevos campos para el desarrollo. 

Consecuencias sociales. Todos los avances tecnológicos conllevan una cierta brecha social, en tanto como novedades solo suelen llegar a grupos con nivel adquisitivo más elevado. Con las herramientas inmersivas, la brecha puede agrandarse, advierte la investigación. A más tiempo en mundos virtuales, menos tiempo invertido en interacciones reales, con lo que es más fácil desvincularse de otros grupos sociales. 

Ante esto, el informe propone una serie de acciones para los negocios que trabajen con estas herramientas. En primer lugar, fomentar una cultura de responsabilidad y uso ético en la organización. En el desarrollo de la tecnología deben incluirse aspectos más allá de los puramente técnicos, que completen un diseño responsable. Por último, se debe facilitar el empleo de herramientas inmersivas para enriquecer roles, de tal modo que se refuerce el trabajo del profesional en tareas de valor añadido.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios