Industria y Utilities | Noticias | 16 ABR 2019

Seis aspectos sobre el trabajo con inteligencia artificial a tener en cuenta

Un estudio apunta varios puntos clave en el desarrollo de la IA, como su valor y estado actual o el peso de aspectos como la parte ética en el trabajo con esta herramienta.
Robot
Redacción

La integración de la inteligencia artificial en el trabajo diario de la parte de TI está avanzando de forma crítica. Solo en los últimos cuatro años, han aumentado un 270% la cantidad de compañías que emplean herramientas basadas en tecnologías de esta rama, hasta el punto de que, según un reciente estudio de Gartner, una de cada tres organizaciones ya incorpora estos mecanismos o tiene previsto hacerlo en el corto plazo. El volumen de mercado de la IA podría crecer hasta los 3,9 billones de dólares en 2022

En las empresas, el papel del CIO en relacion a la inteligencia artificial asume una doble perspectiva: como artífice de su implementación y como gestor de sus consecuencias. Para conseguir asumir estas funciones es necesario un conocimiento de la  tecnología, con el que entender en profundidad ya no solo qué aporta, sino de qué manera se puede integrar. Un reciente estudio global de Forbes Insights para SAS, Intel y Accenture Applied Intelligence, realizado a través de encuestas a más de 300 altos cargos, destaca seis aspectos a tener en cuenta del estado actual de la IA

La inteligencia artificial está funcionando. Más de la mitad de los participantes califican sus trabajos con IA de exitosos o altamente exitosos. El beneficio más reportado es un mayor grado de precisión a la hora de hacer previsiones y tomar decisiones.

A medida que aumenta el grado de madurez en la empresa respecto a la implantación de IA, se percibe una mayor conexión entre la tecnología y la analítica. Dos de cada tres participantes están además de acuerdo con que la IA les permitirá filtrar volúmenes masivos de datos más rápido para agilizar la toma de decisiones. 

La IA se encuentra en una fase favorable de implantación. Prácticamente un tercio de los encuestados dice haberla desplegado ya de forma completa, en múltiples casos de uso o líneas de negocio. Se emplea mayormente en la parte de comunicaciones externas, de marketing y ventas y para la relación con el cliente. 

Las herramientas inteligentes requieren de supervisión humana, no funcionan de forma autónoma. De hecho, cerca de la mitad de los participantes revisan los resultados del trabajo con IA entre una vez al día y una a la semana, siendo el 18% los que lo hacen diariamente y el 31%, semanalmente. 

El uso ético de la inteligencia artificial es un aspecto prioritario para los participantes en la encuesta. Un 63% tienen ya comités especializados en esta parte del trabajo con IA y el 70% realizan formación para sus empleados enfocada en esta perspectiva. 

No se cree que la IA vaya a generar pérdidas importantes de empleos, pero deben tenerse en cuenta las preocupaciones de los empleados al respecto. La gran mayoría de los participantes no detecta grandes impactos en los puestos de trabajo; si acaso, permite a sus trabajadores asumir un rol más estratégico que operativo. Pero sí muestran cierto temor a que la plantilla perciba la IA como una amenaza a su trabajo



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios