Sanidad | Noticias | 02 AGO 2019

Tecnología de inspiración cuántica para descubrir la eficacia de la quimioterapia

Un grupo de investigadores desarrolla una técnica pionera de resonancia que emplea algoritmos de computación cuántica de Microsoft para mejorar la precisión.
resonancia
Redacción

La tecnología de computación cuántica todavía no ha alcanzado su grado máximo de desarrollo, pero ya está sirviendo para inspirar el desarrollo de herramientas avanzadas con distintas aplicaciones. Un ejemplo es el caso de la nueva técnica de resonancia desarrollada por la Case Western Reserve University, que ha aplicado algoritmos de Microsoft para perfeccionar las imágenes obtenidas por esta vía. 

Liderados por Mark Griswold, profesor de radiología en el centro, un grupo de investigadores está trabajando en el desarrollo de un sistema pionero al que denomina MRF, siglas en inglés de "huella digital de resonancia magnética". Esta técnica mejora la precisión en el diagnóstico de la resonancia convencional por imagen, hasta el punto de que, según sus creadores, puede detectar la eficacia de la quimioterapia después de una sola dosis. Griswold habla de la posibilidad de "detectar cambios en una semana, en comparación a los seis meses que se necesitan en la actualidad". 

Su aplicación perfecciona el grado de precisión de la imagen y supera a los protocolos de MRI cuantitativos comparables en un factor de 1.8, explican desde Microsoft), que completa con mediciones numéricas que identifican las propiedades del tejido analizado para cada uno de los píxeles de la imagen. Así se evita que la interpretación de la imagen recaiga únicamente en la experiencia del profesional. 

Para esto, se emplean secuencias de pulso mucho más complejas. Estas son ondas de radio inofensivas, que se combinan con campos magnéticos para generar señales que identifican los distintos tipos de grasa, tejidos o tumores en el cuerpo de los pacientes. Esos patrones de uso intensivo de datos se comparan con una librería de tejidos con una "huella digital" de resonancia magnética conocida, que puede ser calculada de manera directa a partir de simulaciones físicas. 

Según explican desde la corporación tecnológica, las secuencias de pulso tomadas por los algoritmos de optimización de Microsoft han conseguido escaneados hasta tres veces más rápidos que los anteriores, con la consecuente mejora en la velocidad del diagnóstico y la precisión. Por el momento, se habla de un aumento de aproximadamente un 30% en la precisión de las mediciones de T2 —un identificador importante de la patología— y se están estudiando sus posibilidades en otras enfermedades, como la esclerosis múltiple y la epilepsia, donde puede ayudar a detectar cambios en el cerebro que son invisibles con métodos convencionales. 

La técnica MRF está siendo utilizada en una docena de centros médicos universitarios, y se espera una adopción más amplia en los próximos años.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios